La ONU tranquiliza a los separatistas serbios sobre el papel de la Fuerza de Intervención Rápida

ENVIADO ESPECIAL, Los máxhnos jefes civil y militar de las Naciones Unidas en la antigua Yugoslavia, Yasushi Akashi y el general francés Bernard Janvier, respectivarnente, han escrito sendas cartas al líder de los radicales serbios de Bosnia, Radovan Karadzic, y al mando de la OTAN en las que clarifican la política de la ONU. Akashi, en una misiva fechada en Zagreb el día 19 y revelada ayer por The New York Times, trata de calmar cualquier temor serbio sobre la futura Fuerza de Intervención Rápida (FIR) y asegura que actuará como los otros cascos azules en Bosnia.

En su carta, Akashi no formula reproche u observación alguna a Karadzic: sobre la crisis de los rehenes. Tampoco explica la razón de una fuerza de combate que va a costar unos 600 millones de dólares (72.000 millones de pesetas) al año y que no se va a diferenciar de otra humanitaria.La fuerza rápida, en la que participará España y que todavía está en periodo de formación, tiene ante sí dos retos capitales: la esencia misma de su misión, ya disminuida por la doctrina! Akashi recién expuesta, y su cadena de mando, en la que Akashi ya ha depositado su confianza en el general Janvier y no en el general británico Rupert Smith, quien manda las fuerzas de, Naciones Unidas en Bosnia.

En los últimos días se han detectado graves diferencias entre Akashi y Janvier, por un lado, y Smith por otro, más partidario de una postura de firmeza ante los radicales serbios. Smith desea que la fuerza rápida esté a su mandato y haga cumplir el mandato que permite "utilizar todos los medios necesarios" para lograr la distribución de ayuda huinanitaria.

La carta de Janvier enviada al mando de la OTAN está en esta línea de limar aristas con los serbios. Janvier aduce que el Consejo de Seguridad sólo permite el derribo de aviones que violen la prohibición de sobrevolar Bosnia, pero no el bombardeo de los aeropuertos.

Sin embargo, la FIR podríaser financiada parcialmente con dólares norteamericanos, informa desde . EE UU quiere matizar su negativa, expresada ante el Consejo de Seguridad de la ONU, a contribuir económicamente al presupuesto de la brigada multinacional. Fuentes del Departamento de Estado admitieron ayer que el Gobierno negocia con el Congreso una aportación voluntaria de alrededor de 100 millones de dólares, la sexta parte del presupuesto estimado para la operación. En caso de haber aplicado el criterio de reparto de la ONU, EEUU habría tenido que aportar el 31% de los gastos.

Por otra parte, una granada serbia mató ayer en. Sarajevo a una niña de dos años y a un hombre junto a una cola para aprovisionarse de agua. Es el último incidente de una serie que, desde el domingo, ha costado la vida en la capital bosnia a 13 personas y heridas a una treintena. Los sitiadores serbios mantienen bloqueados los suministros esenciales y ayer volvieron a impedir que dos convoyes humanitarios llegasen a la ciudad e incluso dispararon a contra uno de ellos

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 22 de junio de 1995.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50