Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Christopher Reeve, en estado grave, paralizado y con respiración artificial

El protagonista de 'Superman' sufrió un accidente al caer de un caballo

Christopher Reeve, internacionalmente conocido como el protagonista de las películas de Superman, se encontraba ayer paralizado y necesitaba la ayuda de un respirador artificial. El actor se rompió el cuello el sábado pasado al caerse de un caballo. Después de tres días sin información ni partes médicos sobre su estado, el Centro Médico de la Universidad de Virginia reveló ayer la gravedad del accidente. Scott Anderson, agente de Reeve, creía el martes que su vida no corría peligro.

El doctor John Jane, jefe del Departamento de Neurocirugía, señaló que Christopher Reeve no podía moverse ni respirar por su cuenta: "Tiene fracturas en la primera y segunda vértebras cervicales con daños en la columna vertebral. No se conoce aún el alcance del daño. Podría necesitar a corto plazo una operación para estabilizar la parte superior de la médula espinal", afirmó, sin entrar en pronósticos sobre una posible parálisis definitiva. El estado se califica de "serio, pero estable". "Tal como indican los inédicos", dijo su hermano, "no sabemos qué ocurrirá en el futuro".El actor se encontraba el pasado fin de semana en Culpeper, Estado de Virginia, participando con otros 300 jinetes en una prueba hípica de selección, en un circuito abierto con 15 obstáculos. Cuando se aproximaba a un salto de triple barra, llegó con demasiado impulso y su caballo, Eastern Express, no encontró el sitio para el salto, según Monk Reynolds, propietario del centro hípico. "El caballo se detuvo en seco y Reeve pasó por encima del animal y cayó de cabeza al otro lado de la barrera".

El servicio de urgencia que acudió a toda velocidad le encontró inconsciente y sin respiración, a pesar del casco que llevaba. Después de aplicarle la respiración boca a boca, Reeve recuperó el conocimiento en la ambulancia que le dirigía al Centro Médico universitario de Charlottesville.

Christopher Reeve, de 42 años, saltó a la fama en 1978 con la primera película de la serie que encarné al hombre de acero. Después trabajó en otras películas, en comedias y en el teatro. El actor vive en Nueva York y aprovechaba cualquier momento para su principal afición: es propietario de varios caballos y asiduo participante en pruebas y concursos hípicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de junio de 1995