Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rudi logra la alcaldía de Zaragoza y el Par tendrá la llave del Gobierno

Las previsiones de los sondeos electorales se cumplieron con alta precisión en la comunidad aragonesa al sustituir el Partido Popular al PSOE al frente de las principales instituciones. El triunfo más destacado lo cosechó la diputada Luisa Fernanda Rudi que se perfila como la primera alcaldesa en la historia de Zaragoza, aunque queda a un paso de la mayoría absoluta. En cuanto al Gobierno regional, la situación se presenta más complicada al fragmentarse aún el arco parlamentario con la entrada de un grupo, la Chunta Aragonesista (ChA), a la izquierda del Partido Aragonés (Par).

Prácticamente los mismos escaños que pierde el PSOE (que tenía 30) los recupera el PP (se queda con 28 de los 67 que componen la Cámara), mientras los socialistas bajan hasta los 19 parlamentarios, ligeramente por encima del nivel que ocupaban los populares. El Par retrocede tres representantes (pierde más de 40.000 votos), mientras que Izquierda Unida gana uno y se incorpora la Chunta Aragonesista con dos diputados. En este mapa, el candidato popular, Santiago Lanzuela, podrá gobernar en minoría, buscando acuerdos puntuales.El mayor descalabro de los socialistas se produce en la ciudad de Zaragoza. Tras 16 años de presidir el consistorio de la capital aragonesa -hasta hace cuatro años incluso con mayoría absoluta-, el PSOE cede el sillón a Luisa Fernanda Rudique queda con 15 concejales, los mismos que tenían los socialistas. Éstos, por su parte, pasan a ser la segunda fuerza, pero con seis concejales; seguidos por el Par, que pierde dos y se queda con cuatro ediles; Izquierda unida, que gana uno, empatando con los regíonalistas y la Chunta Aragonesista, que entra directamente con dos representantes.

La capital aragonesa

En la ciudad y la provincia de Zaragoza es donde la crisis socialista se ha dejado notar más en los últimos meses, a causa de las denuncias de corrupción, y la incidencia de la forma personalista de gobernar del ex presidente José Marco. Los regionalistas del Par, por su parte, ya sufrieron un serio revés en las elecciones europeas por su alianza con otrasfuerzas nacionalistas y regionalistas del Estado.

En el resto de Aragón, el PP encabeza la representación en los ayuntamientos de Huesca y Teruel, aunque los socialistas no retroceden tanto como en Zaragoza. El PSOE podría verse desalojado de su emblemática Diputación de Huesca, o verse obligado a pactar con Izquierda Unida. El porcentaje de participación superó en unas décimas el 70%, notablemente por encima de los votos emitidos hace cuatro años.

El mapa que se configura hace suponer la necesidad de pactos, lo que en Aragón ha sido habitual en las últimas legislaturas a causa del empate de votos entre las fuerzas de izquierda y derecha. En esta ocasión, las alianzas de derecha serían suficientes para repartirse la mayor parte de las instituciones de la comunidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de mayo de 1995