Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El estreno de los pequeños actores

Un 'elenco' de 200 chavales se presenta en la II Muestra Teatral Escolar de Villaverde

En el camerino dejan sus enormes botas deportivas, sus apuntes y sus mochilas y se convierten en personajes de Lorca, Aristófanes y los hermanos Álvarez Quintero. Esta semana, cerca de dos centenares de adolescentes de seis colegios públicos y un instituto de Villaverde han debutado como actores, escenógrafos y figurinistas en la II Muestra de Teatro Escolar de este distrito obrero con problemas de paro, marginación, absentismo y fracaso escolar.Hubo nervios, pero no desmayos. Memorizaron su papel, lo interpretaron, cada uno según sus dotes escénicas, y cosecharon ovaciones de una claque formada por otros escolares. Todos estos chavales participan en los talleres de teatro abiertos en sus centros para alumnos de 7º y 8º de EGB durante el horario lectivo. La experiencia comenzó hace seis años con unos talleres de expresión dramática, pero fue en el pasado curso cuando comenzaron a ensayar obras.El pequeño elenco se forma de manera voluntaria. Los interesados se apuntan. Y parece que el arte de Talía ha tenido más éxito entre las chicas. "Los chicos prefieren jugar al fútbol", explican ellas. Mahmud es una excepción. Junto a otras 10 compañeras de curso escenificó ayer el Retablillo de don Cristóbal, de Federico García Lorca, y Herrerita, de los hermanos Álvarez Quintero. En 1992, este quinceañero de origen marroquí no sabía ni una palabra de castellano. Ahora lo declama en un escenario. Las malas lenguas dicen que se ha apuntado para estar con su novia.

Ni él ni sus compañeras han visto mucho teatro. Pero la experiencia ha despertado alguna vocación por la escena. "Yo estoy pensando estudiar arte dramático", asegura Lorena, de 14 años. Lo que sí ven es cine. Su lista de actores favoritos trasciende lo artístico y se inclina por los intérpretes de buen ver. "Brad Pitt, ése es el que nos gusta", sentencian, con unanimidad. "Y Tom Cruise", apunta una. "Venga ya,ése actúa muy mal, el que es bueno es Robert de Niro", concluye otra.

José Mayenco, profesor de estos talleres de teatro, está impresionado de las reacciones que desata la escena en los chavales. "Hay algunos chicos con historias familiares muy duras y las tablas les ayudan a exteriorizar lo que llevan dentro", explica. "Recuerdo un chaval con un aparato en los dientes de esos que le aféan a uno y le hacen vocalizar mal que tuvo el coraje de salir al escenario", añade. "Hoy mismo, una de las chicas que ha interpretado un fragmento apenas sabe leer ni escribir", concluye.

Para Dolores Martín, técnico de educación de la Junta Municipal de Villaverde, que costea esta experiencia, el teatro es una forma de trabajar la comunicación, el lenguaje y la labor de equipo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de mayo de 1995