Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos por tráfico de armas dos italianos afincados en Marbella

Marbella vivió el martes una noche de cine negro. Por la mañana fueron detenidas en Italia siete personas, acusadas de vender armas a Marruecos y Arabia Saudí a través de Augusta Helicópteros y Breda Mecánica. Entre ellas se encontraba Gianni Mennino, hombre de confianza de Felice Cultrera, ambos multimillonarios y afincados en Marbella. Sólo quedaba detener a éste. Para ello los policías le vigilaron durante todo el día. A las 21.00 horas, una veintena de ellos rodearon Quo Vadis, su finca con vistas al mar y cotizados cuadros.La orden con la que se presentaron los agentes en la casa procedía de la Interpol de Roma. En ella se informaba de que Cultrera pertenece a la familia de la Cosa Nostra, ligada al clan de Benedetto Santa Papla, en prisión desde hace dos anos y relacionado con la muerte del juez Falcone.

Para detener a Cultrera se habían desplazado hasta España dos policías italianos que asesoraron a sus colegas españoles. Pero, cuando éstos llamaron al interfono de Quo Vadis, Cultrera respondió que no saldría de su casa como no fuera con una orden del juez. Curiosamente, esa noche se encontraba de vigilancia, la juez Pilar Ramírez, hija de Juan Ramírez, administrador y socio de Cultrera en varias empresas.

Desde que Pilar Ramírez recibió la petición de los agentes para entrar en el domicilio de Cultrera hasta que les dio su beneplácito transcurrieron tres horas, desde las once de la noche hasta las dos de la mañana. Para entonces, los policías habían visto salir de Quo Vadis a Juan Ramírez. Le dieron el alto, inspeccionaron su coche y le dejaron marchar. Dentro permanecía Cultrera, quien, a las dos, los recibió con un quimono. "Esto es un error, un error inmenso; no comprendo por qué se me detiene", dijo Cultrera. Ayer pasó a disposición del juez de la Audiencia Nacional, Carlos Bueren, quien será el encargado de tramitar su extradición en un plazo inferior a 40 días.

Cultrera, junto a Mennino y al ex secretario judicial de Marbella, Juan Ramírez, se vieron envueltos en un proceso por la supuesta venta fraudulenta del casino Andalucía. A raíz de ese proceso y ante las querellas criminales planteadas por Ramírez, la juez del caso Casino, Blanca Díez, fue expedientada con varios años de inhabilitación. Sus amigos aseguran que se encuentra bastante deprimida y que la detención de los italianos la habrá alegrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de mayo de 1995