Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abierto en Granada el Parque de las Ciencias

Hay que advertir de las ventajas de la incredulidad, dijeron ayer los científicos que acudieron a la apertura del Parque de las Ciencias de Granada, ubicado en la carretera de Armilla, sobre una, superficie de 26.000 metros cuadrados. El escepticismo ante cualquier verdad formulada desde fuera y la invitación, a que la propia persona, compruebe experimentalmente todas las teorías antes de aceptarlas son las dos principales enseñanzas que este tipo de ciudad científica imparte al visitante, según su director Ernesto Páramo.

La sala de la Bíosfera fue una de las más concurridas y de las que levantó más exclamaciones de admiración el primer día de visita. El movimiento del suelo, el secreto de las rocas o las esculturas naturales son tres de los cerca de 60 fenómenos que el visitante puede conocer y, en la mayoría de las veces, experimentar. Otras salas son Eureka, Percepción y Explora, y se complementan con un planetario y un observatorio astronómico.

A la inauguración asistió media docena de concejales del PP de Granada, grupo que se opuso a la creación del parque.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de mayo de 1995