Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un año de gueto

La Cañada Real 'celebra' su 'aniversario' sin luz por impago de las facturas

El gueto chabolista de la Cañada Real cumple hoy un año sin atisbo de solución. El aniversario llega en medio de la luz de las velas, no en celebración de nada, sino porque hace dos meses Unión Fenosa cortó el fluido eléctrico a los pobladores por impago de recibos.

El 9 de mayo de 1994, el Ayuntamiento de Madrid trasladó a este trigal, próximo al vertedero de Valdemingómez y a una porqueriza, a 22 familias gitanas a las que había derribado sus casetas en San Blas. El resto de las familias, hasta las 56 actuales, llegaron por su cuenta. Según el Consorcio para el Realojamiento de la Población Marginada, al menos un 10% son revendedoras de vivienda social. En febrero, el consistorio inició la construcción de 100 casas bajas para estos chabolistas y otros de Los Focos a escasos metros del poblado. Pero las numerosas quejas por el aislamiento y la insalubridad del lugar llevaron a parar la obra en marzo. Desde entonces, los chabolistas no saben nada de los políticos. Los chabolistas adeudan 1.350.000 pesetas a Unión Fenosa por la luz consumidada desde agosto de 1994.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de mayo de 1995