Detenido en Singapur un británico sospechoso de asesinar turistas

Después de aterrizar el pasado 8 de marzo en el aeropuerto de Singapur, Gerard George Lowe, un ingeniero químico surafricano de 32 años, se dirigió al mostrador de reservas de hotel, donde se encontró con otro pasajero que acababa de llegar. Los dos hombres decidieron ahorrar compartiendo una habitación en el hotel River View. A Lowe, ese pequeño ahorro le costaría la vida.Su compañero de la habitación 1511 era John Martin Scripps, un amable británico de 35 años, condenado por tráfico de drogas en su país. Al día siguiente de llegar, Scripps comunicó a la dirección del hotel que Lowe había desaparecido, y el día 11 abandonó la habitación no sin antes discutir el precio de la factura. Scripps se marchó a Tailandia. Dos días más tarde, una bolsa negra de plástico con las piernas de Lowe, amputadas por las rodillas, apareció flotando en el puerto de Singapur. El resto de su cuerpo salió a la superficie tres días más tarde.

La policía de Singapur, alertada por la desaparición de. Lowe y basándose en las descripciones de. la dirección del hotel, detuvo a Scripps el 19 de marzo cuando intentaba entrar de nuevo en Singapur con un pasaporte falso. Llevaba el pasaporte y la tarjeta de crédito de Lowe y un equipo de útiles para matar que debe de haber cruzado el globo.

Desaparecidos

En el equipaje de Scripps se encontraron también los pasaportes, una tarjeta de crédito y cheques de viajes de dos turistas canadienses desaparecidos: Sheila Mae Damude, de 49 años, y su hijo, Darin Jon Damude, de 22. Ambos habían tomado en Bangkok el mismo avión que Scripps, rumbo a la isla de Phuket, y los tres se alojaron en el mismo hotel. Sus restos desmembrados aparecieron días después de la detención de Scripps.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Scripps fue detenido en 1987 en Inglaterra por la posesión de kilo y medio de heroína, y condenado a siete años de cárcel. En junio de 1990 se escapó aprovechando un permiso y volvió a ser detenido cinco meses más tarde, por importar drogas de Tailandia. Esta vez fue condenado a seis años, pero el pasado octubre huyó de nuevo. Gracias al certificado de nacimiento de un compañero de la cárcel, Simon James Davis, se sacó un nuevo pasaporte a este nombre y comenzó supuestamente una serie de crímenes que aún está por reconstruir.

Durante meses, Scripps viajó varias veces entre California y México. En ese periodo, dos hombres de negocios británicos desaparecieron, William Shackle y Timothy McDowall, ambos de 28 años. El primero fue visto junto a Scripps en una playa de Cancún (México). Al segundo, Scripps le saqueó la cuenta bancaria con una transferencia de varios miles de dólares a nombre de Simon Davis.

Ahora, Scripps está siendo sometido a exámenes psicológicos en una prisión. de Singapur y le ha sido asignado un abogado. Su juicio comenzará el lunes.

Copyright Tim Inc.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS