Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Finlandia espera una larga negociación para el Gobierno con socialdemócratas

Los finlandeses han vuelto la espalda, en las elecciones generales del domingo, a la rígida política económica neoliberal del Gobierno de centro-derecha encabezado por el primer ministro Esko Aho y han dado el más alto porcentaje de votos de los últimos 50 años al Partido Socialdemócrata de Paavo Lipponen. Los primeros contactos entre las principales fuerzas políticas están previstos para hoy, pero todo hace suponer que la formación del nuevo Gobierno será fruto de un largo proceso negociador.El Partido Socialdemócrata, que vuelve al timón del Gobierno tras cuatro años en la oposición, ya tiene experiencia de gobernar en coalición" tanto con los centristas de Aho como con los conservadores de Sauli Ministo. El joven líder conservador fue el candidato más votado el domingo.

Los círculos financieros ven con mejores ojos una coalición socialdemócrata-conservadores por estimar que eso aseguraría una mayor reducción del gasto público. Tal coalición tendría 112 escaños en el Parlamento unicameral de 200.

La firme posición del Partido del Centro, como segunda fuerza política del país, hace de una, coalición Lipponen-Aho una carta política muy valedera y con 117 escaños. Sin embargo, las rivalidades de intereses, sobre todo con respecto ala agricultura y al mundo del trabajo, hacen muy difícil que esta coalición llegue a cuajar.

En todo caso, Lipponen no ha descartado ninguna posibilidad. "Es aún muy pronto para objetar a cualquier grupo político", dijo ayer. "Lo que se necesita es una coalición de amplia base y un Gobierno fuerte. Todas las posibilidades están abiertas y estoy dispuesto a conversar con todos".Cambio contra el paro

Ayer, el presidente Martti Atisaari comentó los resultados electorales y enfatizó el deseo de cambio de rumbo político del país, sobre todo ante la necesidad de afrontar con mejores herramientas, el alto desempleo, que llega al 20%,y la creciente deuda pública. Ahtisaari -que fue elegido jefe del Estado el año pasado como candidato de los socialdemócratas- espera iniciar su rueda de consultas coil los partidos políticos mañana, y se cree que el viernes en cargará oficialmente a Paavo Lipponen la formación del nuevo Gobierno. Tampoco quiso pronunciarse, sobre posibles coaliciones.

El presidente pidió a los políticos que intenten formar un Gobierno en breve plazo. Tanto él como Lipponen piensan que el nuevo Gobierno debería entrar en vigor en abril.

Ahtisaari se mostró satisfecho por el hecho de que la mitad del Parlamento son caras nuevas, pero dijo sentirse decepcionado porque el número de parlamentarias se haya visto reducido de 77 a 67, a pesar de que todos los círculos feministas auguraban 101 escaños.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de marzo de 1995