Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una cárcel con piscina y squash

Belloch inaugura las modernas instalaciones de Soto del Real

La prisión que inauguró ayer en Soto del Real (3.250 habiantes) el ministro Juan Alberto Belloch rompe los clásicos esquemas penitenciarios. Dispone de modernas instalaciones, deportivas (una piscina, dos pistas de squash, canchas de balonmano, baloncesto y futbito, gimnasios...) y culturales (talleres y centros educativos). De momento, albergará a unos 1.300 reclusos, pero tiene capacidad para reunir -con literas- hasta 2.000.Muchas de las 300 personas que acudieron ayer a la apertura de la contestada prisión (al acto no asistió ningún alcalde de la zona) quedaron boquiabiertas ante las confortables instalaciones.

Lo que ayer se enseñó de la cárcel a la prensa y los invitados -la enfermería, la guardería infantil y el salón de actos, entre otros departamentos- gustó. Y, paralelamente, sirvió al ministro Belloch para criticar la "hipocresía social" de quienes hablan del hacinamiento en las cárceles y luego se oponen a la apertura de nuevos centros. Se refería a las protestas vecinales que han. rodeado su construcción y a las expresadas,por la oposición en la Asamblea de Madrid.

14 módulos

Situada a 38 kilómetros de la capital y sólo separada por una carretera del parque natural de la Cuenca Alta del Manzanares -hecho que da origen a la protesta vecinal-, la cárcel de Soto (o Madrid 5, como la llaman sus responsables), dispone de 14 módulos residenciales, con 72 celdas cada uno. Además, cuenta con un módulo de aislamiento para los presos más peligrosos (70 celdas), otro para enfermería y otro para comunicaciones: 44 locutorios, 40 para los presos, tres para abogados y uno para los jueces de vigilancia. También dispone de 22 habitaciones para las visitas íntimas de los presos.

El edificio sanitario, que ocupa 4.350 metros cuadrados, cuenta con 30 habitaciones con capacidad para alojar a 64 internos, además de una zona de rehabilitación médica y consultas de especialistas.

Las internas (cuatro de los 14 módulos de Soto serán ocupados por mujeres) podrán acudir al oftalmólogo o al ginecólogo, por ejemplo, sin necesidad de salir del centro. E incluso podrán cuidar de sus hijos, las que sean madres, mientras cumplen su condena: Soto ha sido dotada de una guardería, a la que rodea un extenso jardín con césped; además de dos piscinas infantiles y de juegos para los pequeños. Las reclusas con hijos, harán vida al margen de las otras.

La prisión de Soto, que ocupa 4.500 metros cuadrados y cuya construcción ha costado 8.500 millones, es el primer establecimiento tipo construido al amparo del denomimado Plan de Amortización y Creación de Nuevos Centros Penitenciarios. En Soto se inspirará la futura cárcel de Aranjuez, que funcionará en 1997. Sólo se diferenciarán en que la de Aranjuez dispondrá del, primer módulo penitenciario que exista en España con camas de matrimonio. Las parejas podrán cumplir sus condenas en la misma celda.

Dentro de Soto se distinguen las zonas residenciales y las zonas de equipamiento, "con todos aquellos servicios que una persona puede encontrar en la calle al salir de su vivienda", según fuentes del Ministerio de Justicia e Interior.

Frente a la suntuosidad que irradian sus instalaciones, una torre de vigilancia de 56 metros de altura, situada en el centro geográfico de la prisión, recuerda que de allí no se puede salir sin permiso de los jueces. Des e lo alto de la torre se divisan los cuatro grandes muros que ponen límite a la libertad. Belloch arremetió ayer también contra la "ignorancia" de quienes ven las nuevas prisiones como hoteles de lujo y no como centros resocializadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de marzo de 1995