Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La "ciudad penitenciaria" de Soto del Real se abre el martes bautizada como Madrid V

La cárcel construida en Soto del Real (2.800 habitantes) se inaugurará el martes por el ministro de Justicia e Interior, Juan Alberto Belloch, quien la bautizará como Madrid V. El penal es el primero que. se construye bajo el nuevo concepto de "ciudad penitencia ria": mejor vigilancia, mejor tratamiento para los presos y mejores instalaciones. El centro ha costado unos 8.000 millones de pesetas.La prisión albergará unos 1.000 reclusos y contará con 594 trabajadores, de los cuales la mayoría (546) son funcionarios. El resto (48) son contratados laborales.

Entre los funcionarios que trabajarán en la prisión, más de un centenar serán guardias civiles. Entre los restantes empleados figuran: ocho médicos, seis juristas, un sociólogo, seis psicólogos, 11 ATS, 20 profesores de EGB, 193 para el servicio interior de hombres y 52 para el de mujeres; más el equipo que colaborará con el- director, Jaime Leiva, que ha sido trasladado desde Tenerife. Muchos de los trabajadores podrían fijar su residencia en la comarca.

Los vecinos de la zona apenas han tenido acceso a un puesto de trabajo en esta cárcel. La mayoría de las plazas han sido cubiertas por funcionarios a través de concurso de traslados. Sin embargo, algunas empresas próximas han sido informadas para que pudieran participar en los concursos destinados a servicios y suministros para su equipamiento y mantenimiento.

La nueva cárcel ha sido concebida como una ciudad penitenciaria. Cada uno de los 14 módulos con los que cuenta tiene 72 celdas, además de economato, sala de estar, comedor, escuela, talleres ocupacionales, patio, peluquería y despacho médico. Además, tiene un campo de fútbol, piscinas y otras instalaciones deportivas.

Los internos peligrosos ocuparán un módulo de aislamiento con capacidad para 70 internos. Dentro de las zonas comunes para toda la población reclusa se encuentra el edificio sanitario, con 30 camas. Los internos podrán acceder a cursos de formación, deporte, cultura, sanidad y trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de marzo de 1995