Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una nueva milicia islámica controla la tercera parte de Afganistán

Una nueva milicia islámica llamada Taliban (en lengua farsi Buscadores de la Verdad), que controla casi una tercera parte del territorio afgano y exige de las demás facciones guerrilleras la entrega de la capital, Kabul, está a punto de dar al traste con un frágil plan de paz de las Naciones Unidas."Me temo que las distintas facciones no quieren la paz", dijo el enviado de la ONU en Kabul, Mahmud Mestiri. "Todos utilizan a los Taliban para entorpecer el proceso de paz, pero al mismo tieMpo todos están enfrentados entre sí y todos se oponen a los Taliban. El plan de paz no está muerto, pero no habrá paz en un futuro inmediato", señaló el ex ministro de Exteriores tunecino.

El plan de la ONU, que consistía en que el aislado presidente Burhanudin Rabbani cediese el poder a una asamblea de líderes guerrilleros, quedó desfasado por la llegada de los Taliban a las puertas de Kabul hace una semana.

Desde que aparecieron en la provincia meridional de Kandahar en octubre pasado, los Tafiban han tenido una serie ininterrumpida de éxitos militares. La semana pasada capturaron el cuartel general de Gulbudin Hektnatiar, el principal oponente de Rabbani, en Karasiab, a 15 kilómetros de Kabul.

La milicia islámica estuvo integrada inicialmente por estudiantes de escuelas islámicas de Kandahar. En su avance hacia Kabul, sus efectivos han crecido desde unos centenares de hombres hasta un contingente de unos 25.000, apoyados por vehículos blindados y helicópteros.

Paz y Gobierno islámico

Uno de los líderes de los Taliban, Mullah Burjan, dijo que la milicia proyecta entrar en Kabul y tomar a su cargo la seguridad de la capital. Burjan conminó a las fuerzas aún leales a Rabbani a que depongan sus armas y permitan la entrada de los Taliban en la ciudad'. "No queremos luchar, pero estamos dispuestos a todo para lograr la paz y un Gobierno islámico", dijo Burjan.

Las fuerzas de Rabbani, mientras tanto, toman posiciones en la carretera que une Karasiab con Kabul para detener el avance de la milicia.

Diplomáticos occidentales. en Pakistán atribuyen los éxitos de los Taliban al descontento de un gran número de afganos ante las sangrientas disputas entre las facciones guerrilleras, que, tomaron el poder en el país tras el colapso del régimen comunista en 1992. En todo caso, los Taliban aún no han tomado una ciudad grande y bien defendida como Kabul.

En enviado de la ONU, Mestíri, señaló que los Taliban no utilizan sólo tácticas militares para lograr sus objetivos, sino que prefieren convencer a los luchadores y comandantes enemigos apelando a su fe islámica. "Hablan de paz, prosperidad, carreteras abiertas, todo lo que la gente que ha sufrido esta guerra quiere oír", dijo el diplomático.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de febrero de 1995