Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DIAGNÓSTICO

Nuevo método para reducir el peligro de los rayos X

Un nuevo método de aplicación de los rayos X puede ofrecer dosis de radiación más bajas, cada vez que un paciente se haga una radiografía. Ello podría contribuir a reducir el riesgo de daños ocasionados en los tejidos o incluso de contraer cáncer, cuando profesionales o pacientes se someten a exposiciones muy prolongadas.La nueva técnica que ha sido desarrollada por el equipo del doctor Timothy Davis, de la Organización de Investigación Científica e Industrial de la Commonwealth (CSIRO) en Clayton (Australia), promete -según indica Davis esta semana en la revista científica Nature- obtener una nítida visión en el aparato de rayos X con una menor dosis de radiación.

Una imagen de rayos X se forma cuando un haz de esos rayos pasa a través de un torso humano, por ejemplo, y la intensidad del haz queda grabada en una placa fotográfica. Partes del torso aparecen con diferente densidad, según las distintas capas de tejido o huesos, y por tanto absorben en diferente grado los rayos X., Allí donde la absorción es alta -por ejemplo, en zona ósea-, la fotografía tiene una exposición relativamente menor y la imagen es más oscura..

Contraste

Davis y sus colegas han encontrado un método para reforzar el contraste en las imágenes de rayos X, sin usar ex posiciones más prolongadas. Emplean un truco técnico que se conoce como contraste de fase, que se ha utilizado para el mismo fin en el microscopio óptico.

Desde el descubrimiento de los rayos X, hace exactamente 100 años, han sido conocidos los peligros que entrañaban. Su alto volumen de radiación posee energía suficiente para romper los componentes celulares del cuerpo, del mismo modo que lo hacen la radiactividad o los rayos ultravioleta.

Por tanto, es necesario un cuidadoso equilibrio al utilizar los rayos X: hacerse demasiadas radiografías puede ocasionar cáncer; pero hacerse demasiado pocas acarrea el riesgo de que el seguimiento del tumor sea ineficaz. Los médicos tienen especial precaución a la hora de realizar demasiadas radiografías en los cánceres de mama, para, no incentivar el proceso maligno.

Al aplicarse en el contexto clínico, la nueva técnica de Davis y su equipo podría reducir los riesgos inherentes a los procedimientos rutinarios en radiografía, y también los derivados de la frecuente aplicación de rayos X.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de febrero de 1995