Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército se despliega en Chiapas entre denuncias de ejecuciones sumarias

El Ejército mexicano prosigue, sin encontrar aparentemente resistencia, su avance sobre las localidades de Chiapas que hasta el jueves de, la pasada semana controlaba el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). El despliegue se realiza bajo la cobertura de un estricto mutismo oficial, aunque miembros de un grupo de derechos humanos vinculado al obispado de San Cristóbal revelaron haber recibido denuncias sobre ejecuciones sumarias. En un comunicado difundido anoche por el EZLN, el primero desde que se inició hace tres días la ofensiva militar, los rebeldes acusaron a las tropas gubernamentales de bombardear poblaciones civiles y denunciaron que el Ejército les está tendiendo "un cerco de muerte". Los zapatistas pidieron que se detenga lo antes posible "esta guerra genocida". Las tropas movilizadas por el presidente Ernesto Zedillo avanzan por la selva Lacandona sin que la población esté en pie de guerra. Los zapatistas se han emboscado en la vida cotidiana de los campesinos o han huido a zonas inaccesibles.

En Ciudad de México, unas 100.000 personas se concentraron el sábado en el Zócalo para exigir al presidente que deje de perseguir al subcomandante Marcos y reanude las negociaciones con los zapatistas. Bajo la consigna Marcos somos todos, los manifestantes, de toda edad y condición, aplaudieron con pasión cuando se dijo que vale más una vida, en referencia a las de los zapatistas acorralados por el Ejército, que los casi 52.000 millones de dólares que va a recibir México para salir de su delicada situación económica.

Páginas 2 y 3

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de febrero de 1995

Más información

  • 100.000 manifestantes en México a favor del subcomandante Marcos