Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP se convierte en objetivo prioritario de ETA en Madrid y pide a Interior medidas de protección

El PP está en el punto de mira de ETA. El asesinato de Gregorio Ordóñez no fue una iniciativa aislada. Forma parte de una estrategia para golpear a quienes llevan camino de convertirse en Gobierno, y por tanto en representantes del Estado. La organización terrorista tiene entre, sus objetivos atentar contra dirigentes del PP en Madrid, según ha confirmado al PP el Ministerio de Justicia e Interior. El ministro, Juan Alberto Belloch, y los máximos responsables de los servicios de información mantuvieron el pasado día 2 una reunión con Francisco Álvarez. Cascos, Jaime Mayor Oreja y Rodolfo Martín. Villa para estudiar nuevas medidas para proteger tanto al PP como a periodistas y empresarios que pueden ser víctimas de un atentado.

El comisario general de Información, Gabriel Fuentes, y uno de los jefes operativos del servicio antiterrorista de la Guardia Civil indicaron a los dirigentes del PP que ETA tiene muy dañada su infraestructura en Alava, Vizcaya y Navarra, mientras que en Madrid conserva medios para cometer con cierta facilidad un atentado. Además, el efecto de desestabilización que persigue con sus acciones tendría más eco con el asesinato de un político en la capital de España.Los terroristas, según los máximos- especialistas en información sobre ETA, han dado instrucciones a sus pistoleros para que aumenten su autoprotección, a la vez que disponen de menos capacidad de organización y se ven obligados a realizar, sus acciones de forma más improvisada.

El reforzamiento de la seguridad relacionada con mandos de las Fuerzas Armadas ha sido de cierta eficacia en los últimos tiempos, con lo que ETA encuentra un motivo más para apuntar hacia víctimas civiles. Y entre esas posibles víctimas se encuentran en un lugar prioritario los dirigentes, del PP.

La convicción sobre esa amenaza llevó al ministro del Interior a acudir el pasado día 2 a una reunión secreta, acompañado de los jefes operativos de los servicios de información, con Álvarez Cascos, Mayor Oreja y Martín Villa. Pocos días antes de esa reunión, Álvarez Cascos le había transmitido por teléfono su preocupación por los nuevos objetivos apuntados por ETA: el Partido Popular, pero también los periodistas y los empresarios sometidos a extorsión. El secretario general del PP le solicitó una distribución de las medidas de seguridad acorde con esos nuevos objetivos.

Tras esa conversación telefónica, Belloch conversó, también por teléfono con el consejero de Interior del Gobierno vasco, Juan María Atutxa. Éste se mostró totalmente de acuerdo en estudiar y desplegar nuevas medidas de protección, e incluso se declaró dispuesto a pedir cierta colaboración de las Fuerzas de. Seguridad del Estado, si bien no lo ha hecho hasta ahora.

Entrevista con Martiarena

Atutxa y Álvarez Cascos protagonizaron una tensa conversación en la tarde del pasado día 23 de enero, tras el asesinato de Gregorio Ordóñez. A los dirigentes del PP les costó varias horas contactar con Atutxa, además de dolerle1 que no fuera el propio consejero de Interior el que se pusiera en contacto con ellos. Pero el PP optó por no convertir en una discusión pública los motivos por los cuales Ordóñez no contaba con protección de la Ertzaintza. Tres semanas antes de que el teniente de alcalde de San Sebastián fuera asesinado, Mayor Oreja, presidente del PP del País Vasco, había comunicado personalmente a Aznar y Álvarez Cascos su temor a que Ordóñez pudiera ser objeto de alguna agresión térrorista. Y, poco después, le trasladó ese temor a Atutxa.

La víspera del homenaje a Ordóñez en Anoeta, realizado el pasado dia 28, Mayor Oreja se reunió con José Manuel. Martiarena, viceconsejero de Interior del Gobierno vasco, para estudiar los riesgos y las consiguientes medidas de protección para los representantes del Partido Popular en Euskadi.

Tanto el Partido Popular como el Ministerio de Justicia e Interior están de acuerdo en que sea el Gobierno vasco el que protagonice la iniciativa del plan de protección, destinado no solo a los representantes del PP sino a periodistas y empresarios que pueden ser objetivo de ETA. Y están dispuestos a promover la utilización de Fuerzas de Seguridad del Estado si fuera necesario para disponer de más agentes en labores de escolta y vigilancia.

Para concretar las medidas de seguridad de aplicación en Madrid, un estrecho colaborador de Aznar se entrevistará próximamente con el comisario general para la seguridad ciudadana, Miguel Ángel Fernández Chico.

Altos cargos de Interior han asegurado hasta ahora a los dirigentes del PP que en los documentos incautados a ETA no figura ningún dirigente popular como posible víctima, pero están de acuerdo en que el editorial de Egin tras el asesinato de Ordóñez deja pocas dudas acerca de que los populares se han convertido en uno de los objetivos prioritarios de la banda terrorista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de febrero de 1995

Más información

  • Belloch se reunió con dirigentes populares el pasado día 2 para prevenir posibles atentados