Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Terenci del oasis

Entre los románticos impenitentes a los que las noticias llegadas de Siwa han dejado sin aliento se cuenta Terenci Moix. Baste con decir que el escritor viajó al oasis hace 15 años y tiene en su casa una gran foto del lugar presidiendo el salón. "Un viaje brutal, muy cansado; me produjo una enorme impresión el sitio, tiene algo místico, como Tell el-Amarna", explica. "Podría ser, podría ser... es muy seductor", musita cuando se le pide su opinión sobre el asunto de la tumba de Alejandro en Siwa. Y se excita: "El sitio se presta, tiene todos los alicientes: literarios y emocionales; a mí me gustaría que la historia fuese cierta. Desde que oí la noticia me acuesto todos los días pensando en ello. Si no fuera por el integrismo ya me habría ido para allí"."Recuerdo haber leído que Ptolomeo [uno de los generales del rey, fundador de la dinastía de los lágidas en Egipto] llevó el cadáver de Alejandro a Menfis, pero el sacerdote de Ptah no lo aceptó a causa de una leyenda según la cual los restos traerían desgracia a la ciudad que los acogiera. Quizá en Alejandría se efectuó un falso enterramiento y se le trasladó secretamente a Siwa. Ante la maldición se dirían: '¡Coño, al oasis con él!'. Siwa tiene mucho que ver con la vida de Alejandro. Y hay además, creo, una vinculación homosexual, es un sitio de peregrinación de ese tipo".

Terenci advierte que el enterramiento en Siwa rompería con toda una tradición: "Hay que pensar que en el Cuarteto de Alejandría, por ejemplo, la tumba de Alejandro gravita sobre el ánimo de los personajes. Además, están los testimonios de los que en la antigüedad vieron la momia de Alejandro, como Octavio, quien, sin querer, le rompió la nariz". Terenci tiene reflejado el episodio en una novela "que no pienso cambiar ahora", bromea.

"Soy un entusiasta de la idea de la tumba en el oasis", concluye, "pero hay que recordar que no es la primera vez que se descubre el enterramiento de ese maravilloso varón".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de febrero de 1995