Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los papeleros nórdicos predicen una etapa de "desesperación" por la crisis del papel prensa

Las papeleras escandinavas, principales proveedoras de papel prensa a las empresas periodísticas españolas, han planteado el problema de la subida de un 30% del papel en toda su crudeza: "Estamos en una situación de sesperada y todavía va a ser mucho peor para todos nosotros". Lo ha dicho uno de sus represen tantes el pasado miércoles, en una reunión mantenida en Madrid con la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE) para informar sobre las consecuencias del incremento de precios."En un plazo de dos a tres años no habrá suficiente producción como para abastecer a España", vaticinó.

Las empresas periodísticas españolas afrontan la crisis, que afecta por igual a todos los diarios europeos, con diferentes recursos, todos ellos encaminados al ahorro de costes; pero acuden en especial a la reducción de páginas. Algunos rotativos han decidido, no obstante, aumentar el precio de venta de los diarios en los quioscos.

Empresas como PRISA, editora de EL PAÍS, o Prensa Española, editora de Abc, han decidido no subir el precio que mantenían al 1 de enero de este año y ajustar la paginación. Otros, como el Grupo Moll o las empresas editoras de La Vanguardia, El Periódico y El Correo han optado, entre otras medidas, por subir el precio de los periódicos entre 5 y 15 pesetas, según los casos.

Los fabricantes y distribuidores de papel escandinavos, que suministran anualmente cerca de 400.000 toneladas de papel a los diarios españoles (frente a tan sólo 100.000 toneladas que proceden de las papeleras españolas), han descrito ante los editores un panorama realmente negro, "más que preocupante", en sus propias palabras. "Lo malo no es que haya subido el precio del papel, sino que crece y crece la demanda y se está llegando a una situación en la que no se podrá atender a esta demanda porque no hay más capacidad de producción", señalan.

La situación se agrava debido a la inestabilidad de la peseta (para la adquisición del papel extranjero) y a que Papresa, la papelera española, está en quiebra, aunque en la junta general de esta empresa, celebrada hace unos días, se decidió seguir produciendo entre. 100.000 y 120.000 toneladas de papel, justo una quinta parte del papel que necesitan los diarios españoles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de febrero de 1995