Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN EL AMAZONAS

Caso cerrado en el sur, cruzada nacional en el norte

¿Quién inició el actual conflicto fronterizo entre Perú y Ecuador? Nadie puede todavía responder a esta pregunta, vista la ausencia de observadores independientes en la zona, de difícil acceso. Sólo se puede recalcar, a modo de aproximación, que la actitud de ambos Gobiernos frente a este viejo litigio es totalmente distinta, como lo es, por tanto, el interés que puede tener cada uno en resucitarlo.Para los peruanos, grandes vencedores de la guerra de 1941 contra su vecino del Norte, el asunto es página pasada desde la firma del Protocolo de Río de Janeiro del 29 de enero de 1942, que les otorgó una porción de selva ecuatoriana de 174.000 kilómetros cuadrados. Es significativo que los actuales enfrenta mientos hayan suscitado, aparentemente, poca emoción en el seno de la opinión pública en Lima. Si la susceptibilidad de los peruanos frente a cualquier litigio con los chilenos -que humillaron a las tropas de Lima durante la guerra del Pacífico, librada entre 1879 y 1883- es extrema, no pasa lo mismo con los ecuatorianos, considerados, paradójicamente, como unos vecinos poco conflictivos. La situación es diferente en Quito, donde el actual conflicto parece haberse convertido en una auténtica cruzada nacional. La pérdida de una amplia zona selvática (que representaba el 35% del territorio de antes de la guerra) no ha sido jamás aceptada por la opinión pública. Tampoco la pérdida definitiva de un acceso directo al río Amazonas. Los soldados ecuatorianos se siguen preparando pensando en un posible conflicto con los militares peruanos... mientras éstos a su vez sólo se preocupan del eterno enemigo chileno.

Validez cuestionada

Lo cierto es que Ecuador, desde la firma del Protocolo de Río de Janeiro, no ha dejado de cuestionar su validez. El descubrimiento, poco después de la firma del texto, de un nuevo río, el Cenepa, un afluente del Marañón, que no figuraba en los mapas, dificultó los trabajos de trazado de la frontera. Y la propuesta de acuerdo al respecto elaborada por Brasil, uno de los garantes del tratado, fue rechazada por el Gobierno de Quito. Presionado por los militares, que se iban a hacer con el poder poco después, el jefe de, Estado ecuatoriano, José Velasco Ibarra, declaró nulo, en diciembre de 1960, el Protocolo, cuando faltaban por delimitar 78 kilómetros de frontera, escenario de los combates actuales.

Desde entonces, el conflicto ha vuelto a surgir de manera recurrente, generalmente alrededor de la fecha aniversario de la firma del conflictivo texto. Los combates más encarnizados se celebraron en 1981: durante cinco días, a partir del 28 de enero, tropas de ambos países chocaron en tomo a tres puestos militares en la misma zona de la cordillera del Cóndor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de febrero de 1995