Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Damborenea queda en libertad provisional tras declarar ante Garzón sobre el secuestro de Marey

Ricardo García Damborenea, ex secretario regional de los socialistas vizcaínos, quedó en libertad provisional ayer, tras declarar durante tres horas ante el juez Baltasar Garzón sobre el secuestro de Segundo Marey, reivindicado por los GAL. García Damborenea, que en diciembre fue acusado por el ex policía José Amedo, de haber ordenado el secuestro de Marey, pasó tan mal rato ante el juez que tuvo que pedir unos minutos para reponerse antes de hacer una breve declaración pública. Garzón le prohibió abandonar España y le impuso la obligación de comunicar cualquier cambio de domicilio.

Ricardo García Damborenea abandonó la Audiencia Nacional pasadas las siete y media de la tarde, con visibles muestras de agitación y nerviosismo. Cercado por medio centenar de informadores, pidió que le concedieran unos minutos para ordenar las ideas. Cuando consiguió sobreponerse, hizo una breve declaración de compromiso."He sido llamado a declarar sobre el secuestro de Segundo Marey con base en las imputaciones del señor Amedo", comenzó. "No conozco a Amedo, nunca he tenido relación con él y el juez no me ha notificado ningún cargo. No se me ha fijado ninguna fianza y estoy en libertad". "No voy a hacer ninguna declaración rnás", indicó, antes de abandonar la Audiencia en un vehículo que le aguardaba. Durante su declaración ante Garzón estuvo asistido por el abogado Enrique García de la Lama.

Sin embargo, fuentes de la Audiencia Nacional indicaron que durante el interrogatorio ante el juez, García Damborenea no sólo admitió que conocía al ex subcomisario Amedo, sino también al entonces director general dé Seguridad, Julián Sancristóbal, actualmente encarcelado en Alcalá-Meco.

Técnicamente, la situación de Damborenea es de libertad provisional, ya que, aunque no le ha sido impuesta ninguna fianza, el juez le ha obligado a notificar sus cambios domiciliarios y le ha prohibido abandonar el territorio nacional. La decisión definitiva respecto a él la adoptará el juez cuando reciba las conclusiones de determinados informes periciales pendientes de elaboración.

Víctima equivocada

En su declaración ante el juez el pasado mes diciembre, Amedo incriminó a García Damborenea en el secuestro de Segundo Marey. Amedo aseguró que fue el entonces dirigente de los socialistas vizcaínos el que decidió mantener el secuestro, a pesar de la evidencia de que se habían equivocado de hombre.

Unos días después, según Amedo, los supuestos implicados en el secuestro, los policías Miguel Planchuelo y Francisco Álvarez y el director general de Seguridad, Julián Sancristóbal, mantuvieron una reunión en la que este último habría dicho: "No hay que complicarse la vida, porque Damborenea y yo, de acuerdo con el ministro [se refiere a José Barrionuevo], hemos decidido que lo vamos a enterrar".

Amedo también atribuye a Damborenea la redacción de un comunicado de los GAL. A primeros de enero, el juez Garzón ofició a la oficina del Documento Nacional de Identidad para recabar la firma de Damborenera y cotejar con ella la letra del comunicado, pero el resultado de esta prueba, según fuentes jurídicas, no parece haber sido satisfactorio a efectos incriminatorios.

Por otra parte, José Aníbal Álvarez, abogado del ex jefe de la Brigada de Información de Bilbao, Miguel Planchuelo, presentó ayer un escrito en el juzgado de Garzón en el que solicita nueva pruebas caligráficas de los comunicados de reivindicación manuscritos por los GAL que han sido atribuidos a su cliente, informa Julio M. Lázaro.

En concreto, el abogado ha pedido que el Gabinete de la Guardia Civil o en su defecto la Universidad Autónoma de Madrid, realicen pruebas de la antigüedad del papel y las tintas utilizados en los comunicados.

José Aníbal Álvarez indicó que los informes caligráficos realizados sobre muestras de escritura de los policías Francisco Saiz Oceja y Miguel Planchuelo no son concluyentes y no quiso comentar el del ex director de Seguridad Julián Sancristóbal, ya que no es cliente suyo.

Los ex policías José Amedo y Michel Domínguez acudieron en la mañana de ayer a la Audiencia Nacional para continuar declarando ante el juez Baltasar Garzón. Sin embargo, finalmente la comparecencia no se produjo, ya que el abogado defensor de ambos, Jorge Manrique, tenía que atender otros asuntos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de febrero de 1995

Más información

  • El juez le prohíbe abandonar el país y le impone la obligación de comunicar su domicilio