Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La boda secreta de la ministra

Cristina Alberdi se casó en el juzgado y de allí se fue a una rueda de prensa

Ayer por la mañana, la ministra de Asuntos Sociales, Cristina Alberdi, de 48 años, se levantó temprano, vistió uno de sus habituales trajes de chaqueta -en este caso azul con blusa blanca-, se puso uno de sus clásicos collares de perlas y recogió el pelo en una coleta baja, también como suele tener por costumbre. Y se marchó camino de los juzgados de la calle de Pradillo de Madrid. A las 9.30 ya había entrado en el edificio. A las 10 de la mañana ya estaba casada con el escritor José Benito Alique, madrileño de 46 años, con el que mantiene una relación de pareja desde hace una década."No ha sido una decisión tomada últimamente o a la ligera dijo anoche la ministra en el teatro Albéniz, donde había acudido con su marido al estreno de Seis personajes en busca de autor, de Pirandello, dirigida por Miguel Narros. La ministra iba vestida igual que por la mañana.

José Benito, además de trabajar como editor, ha publicado un libro de rimas titulado A Carmen y un volumen de poesía, y ha adaptado para la escena varias obras del dramaturgo noruego Henrik Ibsen, como Casa de muñecas, La dama del mar o Un enemigo del pueblo. "Ha hecho cosas muy bonitas", dijo ayer su esposa.

Fue una boda relámpago y secreta, con excepción de sus allegados más íntimos. Minutos después de las 10 de la mañana, la ministra ya se encontraba en su despacho y a las 12 se mostraba muy sonriente, rodeada de jóvenes, en la presentación de un programa juvenil de promoción de empleo. Nadie sabía que acababa de casarse.

La ceremonia nupcial se desarrolló tal y como la novia quería, de modo muy discreto. Entre amigos. No asistió ni un solo miembro del Gobierno. La jueza que ofició la celebración, Susana Salvador, es una buena amiga de toda la vida de la ministra, y como testigos firmaron Javier Valero, subsecretario de Asuntos Sociales, y Paloma Saavedra, otra amiga, conocida feminista y compañera de reivindicaciones de la ministra desde las duras batallas por los derechos de la mujer, allá por los años setenta. Paloma fue además quien presentó a la pareja hace una década en El Escorial.

Alberdi es la primera ministra que contrae matrimonio mientras ostenta el cargo. En el ministerio sólo se permitió el extra de una copa de champaña con el personal de su secretaría y los testigos. Por la tarde les tocó el turno de copa a los directores generales.

Cristina Alberdi se encuentra hoy metida en la refriega de la ley de parejas de hecho. En su caso particular no había optado por registrar su relación de hecho como tal. Sobre la coincidencia de su boda y ese debate político, Alberdi señaló: ''Son casualidades, pero no tiene importancia ni lo que hemos hecho ni el momento en que lo hemos hecho".

No tendrán viaje de novios. "Ni nada parecido", dijo Alberdi. "Ni siquiera hemos hablado de posponerlo".

La ministra, abogada y primera mujer que entró en el Consejo General del Poder Judicial, pertenece a una familia muy numerosa. Es la séptima de 13 hermanos. Recientemente declaraba que la familia es "un elemento de cohesión social muy importante y hoy, cuando hablamos de familia lo hacemos de las múltiples formas de convivencia que se dan en los países desarrollados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de enero de 1995