Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Bachillerato con muchas tablas

La Comunidad premia a un instituto con una actuación en el teatro Albéniz

, Cada vez que se presentan a un concurso, lo ganan. Sin embargo, a Tito Mateo, el profesor de teatro del instituto Isabel la Católica, no le quedaban ayer uñas para morderse. Sus alumnos iban a representar sobre el escenario del teatro Albéniz la obra Nuestra cocina, de José Luis Alonso de Santos, como premio por haber resultado vencedores en el Certamen de Teatro Escolar que por primera vez organiza la Comunidad de Madrid.En el patio de butacas esperaban ansiosos alumnos de muchos de los 60 centros de enseñanza secundaria que, desde abril, han competido en este certamen con 100 montajes distintos. A 11 de ellos también les cayó una mención especial del jurado -miembros de la dirección general de Educación y de los centros culturales en los que se han realizado las representaciones -' que recibieron de manos de Jaime Lissavetzky, consejero de Cultura. El propio José Luis Alonso de Santos y la actriz María Asquerino también estuvieron presentes en el acto para felicitar a los ganadores.

"¡No fuméis ahora!", "¡vístete ya!", "pero que pantalón llevas ,tú". Mateo era el más nervioso entre los 22 actores que intervienen en el montaje galardonado momentos antes de que comenzara la representación. "Es que sólo hemos ensayado una vez y media desde hace un mes", decía verdaderamente preocupado.

Hace dos años que se empezó a montar esta pieza en las clases de teatro que, dos veces a la semana, toman los 80 alumnos que han elegido esta disciplina como asignatura opcional. Hace 15 años que Mateo, éri realidad profesor de Dibujo jubilado, introdujo el arte dramático en el centro. Primero como actividad extraescolar y, desde hace ocho años, es una asignatura cada año más solicitada por los estudiantes.

Mateo eligió Nuestra cocina porque tiene un reparto muy amplio. Los 22 actores son alumnos de 16 a 18 años. Entre ellos, Santiago Molero que ha ingresado este año en la Escuela de Arte Dramático. Algunos estudiantes se han metido en grupos de teatro aficionado y otros tienen clarísimo que piensan dedicarse a esta profesión. De las labores de iluminación, sonido y escenografía también se han ocupado alumnos de este centro, en el que estudian 3.000 alumnos. "El instituto entero se ha tomado este premio como, algo suyo", decía muy orgulloso uno de los actores.

La Medusa, así se llama esta compañía de teatro escolar, que cuenta con una colección de ocho premios,- ya ha recibido ofertas para representar Nuestra cocina en varios teatros o centros culturales. "Pero nos sale muy caro trasladarnos y montar esta obra", comenta Mateo. Nuestra cocina refleja la sociedad a través de la cocina de un restaurante y todos los personajes que por allí pasan a lo largo del día.

La Comunidad de Madrid asignó hasta 100.000 pesetas como ayuda económica a cada uno de los institutos que han participado en el certamen. A la convocatoria de la Consejería de Educación respondieron 80 institutos entre los que seleccionaron a los 60 participantes. "El teatro es bastante fuerte en los institutos", comentaba Milagros Sanz, coordinadora del proyecto. Para el consejero de Cultura, se trata de incentivar la creación de nuevos públicos: "son el futuro del teatro, tanto en el escenario como sentados en el patio de butacas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de enero de 1995