Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jauregui, muy dolido dispuesto a ir al Parlamento a hablar de los GAL

El nuevo consejero de Justicia, Economía, Trabajo y Seguridad Social, Ramón Jáuregui' dijo ayer, estar "extraordinariamente dolido" por la extensión de "una duda tan siniestra sobre mi honorabilidad y sobre mi vida", como la que han puesto en circulación los ex policías José Amedo y Michel Domínguez. El número uno de los socialistas vascos, dijo ayer, en la puerta del palacio presidencial de Ajuria Enea, que no tiene ningún problema en acudir al Parlamento vasco a explicar "quién soy y lo que he hecho toda mi vida: trabajar por los vascos, por las ideas del socialismo y siempre con extraordinaria honestidad".HB solicitó el martes la comparecencia de Jaúregui, para que explique y aclare las acusaciones de los ex policías. La Mesa del Parlamento tendrá que decidir si. un consejero tiene que dar explicaciones de asuntos diferentes al cargo que ocupa en la actualidad. El portavoz socialista calificó de positivo que HB vaya a las instituciones y utilice los mecanismos de control que éstas ponen a su alcance. "Si tengo la oportunidad de hablar sobre ese tema, lo haré gustoso", subrayó.

Ramón Jáuregui se encuentra inmerso en una polémica con el presidente del Partido Popular, Jaime Mayor Oreja, que ha calificado de "políticamente impresentable" que ejerza, funciones de Gobierno cuando. ha sido implicado en el caso GAL. Las críticas de Oreja han recibido. el calificativo de "carroñeras` desde las filas socialistas, y el propio presidente del PNV, Xavier Arzalluz, le recordó que cuando Jaime Mayor pasé por la Delegación del Gobierno, ya se dejaba oir el Batallón Vasco Español.

"Me he ganado la confianza de mucha gente, creo que de la mayoría de los vascos, al margen de que coincidan o no con mis ideas" dijo ayer Ramón Jáuregui, "me la he ganado porque he trabajado siempre limpia y honestamente, siempre mucho, y creo que bien en todas partes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de enero de 1995