El Banco de Pagos Internacionales estudia un crédito puente a México

El Banco de Pagos Internacionales (BPI), Institución con sede en Basilea, (Suiza), estudia la posibilidad de conceder un crédito puente, al Gobierno de México hasta que se concrete la forma en que llegará a las arcas mexicanas la ayuda Internacional de 18.000 millones de dólares. El Banco de España podría participar en esta temporal, junto con los bancos centrales de los principales países, si el BPI finalmente concede el préstamo.

Fuentes conocedoras de este tipo de operaciones financieras de ayuda a gobiernos señalan que los préstamos finales a los países necesitados tardan en concretarse varios meses desde que se toma la decisión política de concederlos hasta que se materializan. Por ello se suele necesitar una financiación puente que se mantiene desde que se provoca la crisis de pagos hasta que el paquete financiero final se formaliza. Este paquete final lo concede el Fondo Monetario Internacional, algún país en concreto -como parece que al menos serán Estados Unidos y Canadá en el caso de México- y un conjunto de instituciones financieras privadas que acuerdan préstamos en condiciones más duras que las instituciones internacionales.La financiación puente suele negociarla y establecerla el Banco de Pagos Internacionales que, una vez decidida, invita a bancos centrales de algunos países a que participen en la operación. En el caso de México el BPI está empezando a considerar la posibilidad de acudir en su ayuda, aunque aún no ha habido contactos oficiales con los bancos centrales de ningún país para ver qué distribución se haría de la ayuda.

Fuentes oficiales españolas han señalado que, en el supuesto de que el BPI concediera la ayuda a México serían los bancos centrales de los países del grupo de los 10 -Estados Unidos, Canadá, Japón, Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Suecia, Holanda, Bélgica y Suiza- y España quienes formarían el sindicato del préstamo. En medios del Banco de España se mostraba ayer una total disposición "a entrar en el grupo" si se le invita a ello.

Apoyo de la OCDE

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha manifestado su apoyo al plan de urgencia aprobado el martes por el Gobierno mexicano. Jean Claude Paye, se cretario general de la organización, calificó el plan de "comprensible y coherente" y opinó que ayudará a restablecer la confianza de los mercados financieros. La OCDE recuerda que, en la década pasada, México saneó su presupuesto y redujo sustancialmente la inflación y que, "una vez superadas las actuales dificultades a corto plazo", deberá seguir con sus reformas.

[El Gobierno mexicano se ha comprometido con los inversores extranjeros a alcanzar este año una inflación no superior al 16% y un crecimiento economico de entre él 1,5% y el 2%. Estos compromisos figuran en una versión del Programa de Emergencia Económica difundido por el Gobierno fuera de México, y que ayer conoció la prensa mexicana, según informa Efe. De acuerdo con el documento que tiene cifras y decisiones. no incluidas al anunciarse el plan en Mexico, el Gobierno promete "aumentar en una cantidad inferior a la devaluación" (que ha alcanzado el 50% desde hace dos semanas) los precios de los bienes y servicios públicos.]

Tras el discurso de Zedillo, sin embargo, la Bolsa de México registró caídas el martes y ayer llegó a perder un 5% en el índice general, aunque al cierre logró estabilizarse con sólo un 0,38% negativo. También el peso siguió ayer perdiendo hasta cambiarse a 5,65 por dólar frente a los 5,40 del día anterior.

La prensa norteamericana se mostró escéptica sobre el plan Zedillo, describiendo las medidas como muy débiles" y temiendo, que la crisis pueda reavivar la inmigración ilegal hacia Estados Unidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0004, 04 de enero de 1995.

Lo más visto en...

Top 50