Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Bardem y Aitana Sánchez Gijón ruedan 'Boca a boca'

Flotats se reencuentra con el cine tras un paréntesis de 15 años

Las relaciones sexuales por teléfono fue lo primero que llamó la atención de Manuel Gómez Pereira. A partir de esa idea, construyó un guión que combina la comedia y el suspense bautizado como Boca a boca. El director madrileño está rodando la película durante estas navidades con el actor de moda, Javier Bardem; la aspirante a un hueco en Hollywood, Aitana Sánchez Gijón, y el maestro de escena ávido de celuloide, Josep Maria Flotats.

"Vivimos una época de relaciones sexuales frías", cuenta Gómez Pereira en el piso madrileño en el que está rodando, "y me interesaba hablar del sexo cibernético y del teléfono erótico". Sin embargo, esta idea acabó siendo simplemente el punto de partida de Boca a boca, un thriller en clave de humor que pretende ser un "homenaje a un género propio de los años cincuenta". El director de Todos los hombres sois iguales -un filme que ya han visto cerca de un millón de espectadores-, espera repetir éxito, pero no tiene ninguna fórmula secreta para conseguirlo.Un aspirante a actor, con poco dinero y muchas ganas de triunfar, entra a trabajar en un teléfono erótico para sobrevivir y conoce a una de sus interlocutoras. Así arranca la historia en la que Javier Bardem interpreta al actor y Aitana Sánchez Gijón a la amante de relaciones telefónicas. "Es un papel que me resulta muy cercano porque yo también soy un aspirante a actor", comenta Bardem. "La comedia es un género muy complicado, hay que ser serio, si no, caes en las gracias". A pesar de interpretar a un empleado del teléfono erótico el actor madrileño afirma que su personaje no tiene carga sexual. "Es muy tímido con el sexo y es un simplón, algo que considero como una virtud". Bardem ya tiene planes para el 95: lanzarse a la escena teatral.

Y es de la escena teatral de donde huyó Josep Maria Flotats, que en julio dijo hasta luego para embarcarse en un año sabático que ha desembocado en Boca a boca. Hace 15 años que el actor catalán no se ponía delante de una cámara. "Estoy feliz porque es la primera vez en diez años que me siento un hombre libre. No dependo de un superior, ni tengo subordinados. Estoy viviendo una aventura y unas vacaciones, con el gusanillo del miedo siempre rondando". Fernandó Guillén Cuervo, María Barranco -éste es su séptimo rodaje del año-, Jordi Bosch y Myriam Mezieres completan el reparto de una película cuyo coste es de 300 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de diciembre de 1994