La industria tabaquera dice perder 8.000 fumadores al día por las campañas de salud

Las cinco primeras firmas mundiales ganan 60 veces el presupuesto de la OMS

La industria tabacalera mundial asegura que las campañías antitabaco están consiguiendo que una legión de 8.000 personas dejen de fumar cada día. De ahí que hayan reforzado su publicidad en los países en vías de desarrollo, donde no hay tantas trabas a la expansión de sus productos y donde cada nuevo joven fumador es un consumidor, asegurado para los próximos treinta años. La eficacia de las campañas está plenamente demostrada y la próxima batalla será prohibir la publicidad. Tanto el Gobierno español como la UE tienen sendos proyectos en dique seco.

La relación positiva entre la. publicidad y el consumo de tabaco ha sido exhaustivamente demostrada. De los 212 estudios efectuados para determinar los efectos de la publicidad sobre el consumo, 171 concluyen que la publicidad incrementa el consumo. Las campañas de salud pública contra el tabaquismo emprendidas por la mayor parte de los países desarrollados, siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), están provocando un descenso continuado y significato en los hábitos tabáquicos.La industria tabacalera estima que pierde unos 8.000 consumidores diarios y ha reaccionado con una ofensiva para compensar las pérdidas en los países en vías de desarrollo, donde el consumo se incrementa de forma masiva. Si tenemos en cuenta que las cinco primeras compañías de tabaco del mundo tienen unos ingresos anuales 60 veces. superiores a todo el presupuesto de la OMS, no es de extrañar que gasten en publicidad ingentes recursos económicos. Regalar paquetes

La Philips Morris gastó en 1992 cerca de 200.000 millones en campañas de publicidad y promoción en todo el mundo. En los países en vías de desarrollo las campañas llegan a ser tan agresivas, que se regalan paquetes de tabaco en los centros deportivos o en las concentraciones juveniles.

Los jóvenes se han convertido en el principal objetivo de la publicidad sobre el tabaco. No es gratuito. Las compañía estiman que, si se mantienen los actuales hábitos, cada joven que captan garantiza una me dia de 30 años de consumo. Lo cual significa que por cada joven que comienza a fumar en España, suponiendo que con suma un paquete diario de tabaco rubio, contribuye a los be neficios de la compañía tabacalera con algo más de 90.000 pesetas anuales.

La eficacia de las campañas antitabaco está plenamente de mostrada, si se acompaña de medidas positivas, de salud pública. En Francia; por ejemplo, se logró reducir el hábito tabáquico entre 1977 y 1991 del 46% al 30,5% en el grupo de edad- de 12 a 18 años.

El mejor conocimiento por parte de la población de las consecuencias que el tabaco tiene para la salud es otro de los factores que contribuye a reducir el consumo. Muchas personas conocen ahora casos de cáncer de pulmón próximos o han conocido de cerca las terribles secuelas que el enfisema pulmonar puede causar a partir de cierta edad.

La revista científica Lancet publicó en mayo de 1992 un estudio que actualizaba las estadísticas de mortalidad por el tabaco en los países de la, Unión Europea a la luz de los últimos datos sobre consumo.

En su proyección para 1995, el estudio estima que la Unión Europea perderá a 499.000 ciudadanos por causa del tabaco. En España el tabaco será la causa directa de 44.500 muertes, una cifra que sólo superan en la Unión Europea Reino Unido, con 121.000 muertes previstas, Alemania, con 119.000 y Francia con 55.000.

El 23 de noviembre de 1993, el Congreso de los Diputados adoptó una resolución, a raíz de una propuesta de ley presentada por CiU, en la que solicitaba, al Gobierno medidas de prohibición total de la publicidad del tabaco. En concreto, pedía la prohibición total de la publicidad directa en prensa, radio y vallas publicitarias. También proponía prohibir la publicidad indirecta mediante el patrocinio de espectáculos culturales o deportivos. El Ministerio de Sanidad tiene hace meses parado un proyecto de ley en el mismo sentido.

Españoles precoces

M. P. O La iniciación en el hábito tabáquico se realiza en España a edades cada vez más tempranas, y los epidemiólogos relacionan la publicidad con este fenómeno. La mayor proporción de fumadores se concentra precisamente en las franjas más jóvenes de la población. A pesar de que en los últimos 15 anos se ha reducido un 10% el consumo global de tabaco, según la Encuesta Nacional de. Salud de 1993, todavía fuma el 36% de los españoles.

La disminución, sin embargo, no ha sido homogénea, pues mientras la prevalencia del tabaquismo se ha reducido un 20% entre los hombres, ha aumentado en el. mismo periodo un 50% entre las mujeres. La prevalencia del tabaquismo se distribuye de forma desigual por edades y sexos: entre los 16 y 24 años fuma el 45% de los varones y el 41% de EL PAÍS las mujeres y entre los 25 y los 44 anos, el 61% de los hombres y el 39% de las mujeres.

Si de repente se descubriera un pesticida que matara a 125 españoles diarios, la alarma social provocaría una inmediata cruzada nacional contra el producto. Eso es lo que mata cada día el tabaco y, sin embargo, nadie se rasga las vestiduras. Son muertes asumidas. De cada mil muertes que se producen en España, una está causada por la droga, dos por el sida, 20 por accidentes de tráfico y 135 por tabaco, según estimaciones de la Oficina Regional de Coordinación Oncológica de la Consejería de Salud de la, Comunidad de Madrid.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS