CINE

Te quiero, Andrew

Las relaciones entre niños y animales son una de las bases de sustentación de la literatura y el cine infantiles. En esta ocasión, el punto de partida es el libro Un león marino llamado André, escrito por Harry Goodriges a partir de hechos reales. Y el resultado Una foca en mi casa, una producción familiar que cuenta las relaciones entre una niña de siete años y una foca en el pequeño puerto de pescadores durante los años sesenta.Rodada con cierta pulcritud por el escocés George Miller, al que no hay que confundir con el australiano de idéntico nombre creador de la famosa serie Mad Max, su principal fallo es que intenta dramatizar una historia en exceso simple, no lo consigue y se queda a medio camino entre la ficción y el simple documental.

Una foca en mi casa

Dirección: George Miller. Guión: D. Baratta. Fotografía: T. Burstyn. EE UU, 1994. Intérpretes: Tina Majorino, Keith Carradine. Estreno en Madrid: Rex, Luchana, Real Cinema, Aluche, Burgocentro.

Una foca en mi casa podría haber funcionado mejor si hubiese insistido por el lado de los problemas creados al introducir un ser extraño en una familia normal con tres hijos, pero éste sólo es el lejano motivo inicial. Sin embargo, hay que agradecer a sus productores que no hayan insistido en las habilidades de la foca y la hayan dejado reducida a un personaje más. En cualquier caso le falta fuerza, humor y eso que hace que una película para niños no sólo despierte su atención, sino también la de quienes les acompañan.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS