Els Joglars rechaza el Premio Nacional de Teatro porque "Ilega demasiado tarde"

El galardón de Cultura se le ha concedido junto al director Guillermo Heras

Albert Boadella y su compañía catalana de teatro, Els Joglars, rechazaron ayer el Premio Nacional de Teatro 1994, que les fue concedido junto a Guillermo Heras, director, hasta julio, del Centro Nacional de Nuevas Tendencias Escénicas. "La oficialidad no estuvo con nosotros en los momentos difíciles; ahora resulta que sí les ha convenido, seguramente porque se han agotado todos los premiables; pero a nosotros ahora no nos conviene.... es un problema de estética" . afirmó ayer Boadella desde su refugio pirenaico. Emilio Briatore logró el Premio Nacional de Circo.

Más información

Boadella también se muestra crítico con la costumbre de otorgar estos premios de dos en dos, cosa que en otras modalidades nunca se hace: "Sólo ocurre en teatro, por lo que me parece que queda muy deslucido. Renunciamos rotundamente no sólo al honor sino al dinero -el premio está dotado con 2,5 millones de pesetas-, que se lo den al señor Heras que ha sido un funcionario obediente, nosotros no hemos sido obedientes ni lo vamos a ser jamás", afirmó Boadella.El director de Els Joglars recordó que cuando necesitaban un cierto apoyo, "en momentos en los que la sensación de que estábamos solos nos envolvía", los premios desaparecieron por orden de encantamiento: "A partir de 1982 lo ha tenido todo quisqui, pero nosotros jamás, cuando hemos dado motivo va rias veces", declaró.

Els Joglars nació en 1962. Desde entonces ha realizado una veintena de montajes, varias series televisivas y ha tenido varios juicios, siempre denunciados por la Iglesia, militares o particulares que les acusaban de irreverentes.

Boadella sí elogió al jurado: "La compañía reconoce la ecuanimidad del jurado al galardonar una obra, El Nacional, cuyo argumento se centró en la reprobación más rotunda de la cultura de Estado". Y añade: "Rechazamos este galardón por sentirnos suficientemente premiados por el fervor que nos ha dispensado el público español, especialmente en los momentos difíciles, cuando nadie se atrevía a concedernos un premio oficial".

El jurado estuvo compuesto por Juan Francisco Marco, director general del INAEM; Dolores Gavira, también del INAEM; Lourdes Ortiz, escritora; Alejandro Colubi, empresario; Juan Matute, actor; los directores Josep Montanyes y Emilio Hernández, y los anteriores premiados: Helena Pimenta, directora de Ur Teatro, y Alex Ollé, de la Fura dels Baus.

Respecto al hecho de que el premio se le haya concedido simultáneamente junto a Guillermo Heras, quien hasta el pasado mes de julio dirigió, desde su creación en 1984, el CNNTE del Ministerio de Cultura, señaló: "Esto es dar una de cal y otra de arena, de alguna forma es estar con Dios y con el César", aunque no matizó quién de los dos poderes era él.

Boadella, que contó con ayudas oficiales. para abordar su última puesta en escena, por la que ahora ha sido premiado, ha aceptado dos premios del Festival de Edimburgo y otros galardones internacionales, pero ya hace tiempo que ha decidido no, aceptar ninguno en España. "Fuera sí, porque se. premia la labor teatral y no hay ningún pasteleo seudopolítico, mientras que aquí tenemos la sensación de que Joglars es utilizado como símbolo y en cualquier premio hay una cierta manipulación", concluyó.

Guillermo Heras, que se encuentra en Buenos Aires organizando un encuentro de autores hispanoamericanos para el Ministerio de Cultura español, afirmó ayer que la noticia del premio -recibido por su dirección en Nosferatu y Caricias- le había dejado muy desconcertado y emocionado. "Además, como llevo unas semanas en otro continente y estoy metido en la vida teatral porteña, ha sido como si me comunicaran la noticia de un premio a otra persona". Respecto al hecho de que algunos se hayan sorprendido porque se le conceda el premio por trabajos realizados cuando era director de un centro nacional de Cultura, Heras afirmó que el premio lo concede un jurado y que cualquier premio o actividad siempre conlleva polémica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 23 de noviembre de 1994.