Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Conmoción vecinal en Carabanchel tras el asesinato a golpes de un comerciante

Los vecinos de Carabanchel han visto cómo sus temores por la oleada de asaltos que sufren en las últimas semanas se han confirmado en el peor de los extremos. Una niña de 12 años encontró el viernes por la noche el cuerpo sin vida de Felipe Gómez Pérez, de 39 años, casado y padre de dos hijos de 11 y 12 años.El cadáver se hallaba en el interior de una tienda de ultramarinos de la calle de Zaida, de la cual era propietario el fallecido. El cadáver se encontraba tapado por ropas y objetos. Eran las 22.15 del viernes. Media hora antes, dos hombres habían entrado en la tienda.

Antes de conseguir el botín, alrededor de unas 50.000 pesetas, los atracadores golpearon varias veces al tendero en la cabeza, según fuentes policiales. El primer examen del forense desvela que Felipe murió por un traumatismo craneoncefálico.

Ayer al mediodía, más de un. centenar de personas lloraban en la calle de Zaida por la, muerte de Felipe. Su padre, con lágrimas en los ojos, murmuraba: "No puede ser, no puede ser". La esposa, destrozada, no levantaba la cabeza. El vecindario, abatido y conmocionado, también lamentaba su muerte. Varios carteles exigiendo medidas para acabar con los asaltos empapelan el barrio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de noviembre de 1994