Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Acusación injusta

Mientras los solidarios estudiantes de la Comunidad de Madrid se manifestaban pacíficamente para que el Estado destine un 0,7% de su presupuesto a los países del Tercer Mundo, apoyando a otros muchos madrileños, de origen o adopción, que ya llevan varios meses durmiendo en el paseo de la Castellana para conseguir -un reparto de la riqueza un poquito más equitativo; mientras. familias, de los municipios de Alcorcón, Getafe, Las Rozas y Rivas-Vaciamadrid acogen en sus hogares a niños colombianos hijos de ex guerrilleros del M-19; mientras todo esto sucedía en nuestra Comunidad, el concejal del Área de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, don Carlos López Collado' hacía recaer el peso de la inseguridad ciudadana en nuestro municipio sobre el colectivo de inmigrantes inmersos en procedimientos penales. El concejal de Seguridad hace muy bien en preocuparse por buscar soluciones al problema de la inseguridad en nuestra ciudad, pero, lamentablemente muchos madrileños dudamos que la solución esté en la expulsión de todos aquellos extranjeros acusados de cometer delitos menores.

Solicita a los jueces la aplicación de la Ley de Extranjería "sin complejos"; algunos madrileños, sin embargo, solicitamos la aplicación de la legislación española sin discriminación por razón dé sexo, religión, raza o condición social, algo que nos parece más cercano a lo que se contempla en la Constitución.

El problema no es que ahora se expulse o no a estos delincuentes de nuestro país y sean enviados a sus países de origen, que en muchos casos es como enviarles a una muerte. segura. La cuestión es que la delincuencia y la violencia no saben de razas, de color de piel, de religión, y parece difícil imaginar que Madrid fuese una ciudad más segura sin extranjeros. Madrid siempre fue un bonito mosaico de gentes de cualquier lugar. Algo de lo ue todos tanto presumimos.

Tstamos seguros de que poner fin a la delincuencia en nuestras. calles no es tarea fácil, que el desempeño de sus funciones conlleva muchos quebraderos de cabeza y mucha tensión. Pero, por. favor, procuro moderar el tono de sus, declaraciones, que en lo que va de año y aunque no sea la primera vez que nos ofrece ingenuas soluciones receta que pueden hacer despertar fantasmas cargados de odio e incomprensión.-

Liga Española Pro Derechos Humanos..

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de noviembre de 1994