Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas franceses cierran Mas en torno a la posible candidatura de Delors

El Partido Socialista francés (PS) dará hoy su bendición a Jacques Delors como candidato a la presidencia francesa. El presidente de la Comisión Europea, que aún no ha decidido si será o no candidato, estará ausente del congreso extraordinario deLiévin , pero será el gran protagonista. Los socialistas, deshauciados hace sólo unos meses han recuperado la esperanza gracias al factor Delors. Y parecen dispuestos a dejarle las manos libres para que desarrolle una estrategia centrista, pese al giro hacia la izquierda emprendido por el partido.

Hasta François Mitterrand se unirá al acto de respaldo a Delors con un gesto de reconciliación hacia sus antiguos camaradas, con los que ha mantenido una relación gélida durante los últimos años: el presidente no asistirá al congreso, pero estará en Liévin. Esto es interpretado también como una despedida. Ya no habrá más, congresos para el presidente, que agota su segundo septenato.Cuando se convocó el congreso, en julio, el único objetivo del PS era salvar el puñado de escaños y alcaldías en

. que consistía todo su patrimonio político. Barridos en las elecciones legislativas de 1993 y barridos- de nuevo en las europeas del pasado mes de junio, cargados de deudas y deprocesamientos, la única esperanza era sobrevivir.

Michel Rocard, primer secretario y presidenciable, fue derribado en un golpe de palacio y el nuevo líder, Henri Emmanuelli, convocó el congreso para legitimar tanto su propia situación como el giro hacia la izquierda que quería imprimir a un partido condenado a la oposición. No, había mejor sede que Liévin, una pequeña ciudad del noroeste, cerca de Calais, cuna y bastión del socialismo obrero.

Cinco meses después, la gran cuestión que deberá plantearse el PS este fin de semana es la de cómo ayudar, o al menos no estorbar, a Jacques Delors a ganar la batalla presidencial. La confirmación de Emmanuelli como primer secretario parece asegurada y en el partido domina la convicción de que lo mejor para un centrista como Delors es que el PS se incline decididamente a la izquierda, sin hacer ascos a alguna propuesta demagógica e imposible de las que tanto irritan al sabio de Bruselas. Esa paradoja puede tener sus ventajas.

Manejar bien el crédito

La primera, la de marcar distancias entre un candidato lleno de crédito y un partido desacreditado. La segunda, la de permitir a Delors buscar votos, centristas mientras el PS mantiene su clientela de izquierdas. La tesis de la autonomía entre candidato y partido, sostenida por el núcleo mayoritario organizado en torno a Henri Emmanuelli y Laurent Fabius, es contestada por una minoría renovadora que defiende la delorización del PS.

. "El partido debe ponerse en bloque tras el candidato", afirman los renovadores. "No demos a Delors, con un retorno a la demagogia izquierdista, la mejor excusa para renunciar a su candidatura" agregan. En la corriente renovadora figuran el exprimer ministro Pierre Mauroy, los restos del rocardismo y nada menos que Martine Aubry, hija de Delors. Mayoría y minoría tendrán que ponerse de acuerdo sobre cuál será la relación entre partido y candidato.

François Mitterrand, refundador del PS en 1971, distanciado del partido desde que el tormentoso congreso de Rennes ( 1990) rompió con el mitterrandismo y se dejó llevar por la corriente rocardiana, hará una insólita aportación a la concordia con su presencia en Liévin. No asistirá al congreso porque, en la tradición de la Y República, los presidentes no deben intervenir directamente en asuntos partidistas. Pero estará a unos metros, para presidir un recordatorio a las víctimas de un desastre minero de 1974.

[Michel Mauer, presidente de uno de los grupos de promoción inmobiliaria más importantes de Francia, la Cogedim, dimitió ayer por "razones de salud", según . la empresa, y después de haber sido inculpado por "tráfico de influencias agravado". Matier fue vinculado por el juez Van Ruymbeke, a la financiación ilegal del partido republicano y a la construcción del chalé del ex ministro de Industria, Gerard Loriguet, informa-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de noviembre de 1994

Más información

  • La izquierda y los renovadores pugnan por el control de la campaña