Álvaro Gil-Robles pierde posibilidades de ser nombrado defensor del pueblo europeo

La Comisión de Reglamento del Parlamento Europeo decidió ayer alterar sobre la marcha el procedimiento de designación del Defensor del Pueblo Europeo, una iniciativa que p9rJudica al candidato español, Alvaro Gil-Robles, y beneficia a su rival democristiano alemán, Siegbert Alber, según fuentes parlamentarias.Reunida el martes y ayer en Estrasburgo para deshacer el entuerto provocado por los empates, el 3 y 9 de noviembre, en la Comisión de Peticiones de la Eurocámara -Gil-Robles y Alber cosecharon cada uno 12 votos- la Comisión de Reglamento acordó modificar el sistema de designación del responsable de la nueva institución europea. Ahora proyecta someter al pleno de diciembre del Parlamento a los dos candidatos en lugar de proponerle que ratifique el nombre del designado en la comisión.

Tal decisión es de dudosa legalidad, en opinión de algunos juristas, y podría ser impugnada ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE). La iniciativa beneficia además a Alber, candidato oficial del Partido Popular Europeo (PPE, democristiano). El aspirante alemán, eurodiputado desde hace 17 años y durante un tiempo vicepresidente de la Eurocámara, es harto conocido en el hemiciclo en el que hace campaña desde el verano. Gil-Robles, apadrinado por algunos socialistas, sólo pudo exponer sus ideas sobre el ejercicio del cargo ante la Comisión de Peticiones. No dispone tampoco de la maquinaría de la CDU alemana (partido democristiano) que, ayudada por el PPE, se ha movilizado para sacar adelante la candidatura de Alber.

Prueba de ello fué, por ejemplo, la intervención del presidente del PPE, el ex primer ministro belga Wilfried Martens, que obligó el 9 de noviembre a la diputada del PP español, Ana Palacio, a dejar su puesto en la Comisión de Peticiones a José Gerardo Galeote del que estaba seguro que no otorgaría su sufragio a su compatriota Gil-Robles. El voto es secreto. El representante de Izquierda Unida en la mencionada comisión, Antoni Gutiérrez, también se abstuvo e impidió la victoria del aspirante español.

Entre los fieles de Gil-Robles se cree que sólo un respaldo decidido del Gobierno español a su candidato, especialmente de Felipe González en la reunión de los líderes socialistas europeos en Essen en diciembre, puede evitar una derrota en el pleno. El canciller alemán Helmut Kohl no a dudado en presionar a los grupos para lograr, por ejemplo, la ratificación de la ampliación de la UE en mayo pasado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 16 de noviembre de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50