Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP no imputa nada a González, pero pide una comisión de investigación

Ni siquiera el duelo entre: el Gobiern y la oposición sobre el caso Palomino logró ayer llenar el hemiciclo del Congreso en una tarde de control parlamentario. Tres cuartos de entrada para escuchar al presidente del Gobierno responder a tires preguntas sobre su cuñado y repetir con ligeras variantes esta idea: "Si alguien afirma que yo he hecho un trato de favor, le ruego que sea demócrata y lo pruebe, y si no, que rectifique". "Yo lo niego solemnemente en la Cámara", enfatizó en otro momento.Pilar Rahola (ERC), Rosa Aguilar (IU) y Fernando Fernández de Trocóniz (PP) vinieron a preguntarle sobre la misma cuestión de distintas formas: el posible trato de favor por parte de la Administración hacia la empresa CAE, en la que Francisco Palomino, casado con la hermana del presidente, ostentó un cargo de responsabilidad. Rahola se movió en tono populista. Aguilar llevó su discurso al límite de la dureza de un mitin -"usted se ha convertido en el presidente de la corrupción"- y concluyó pidiéndole a González que dimita. Femández de Trocóniz introdujo un toque de serenidad, pero después de exculpar a González, a título personal, pidió una comisión de investigación. Minutos después de la respuesta del jefe del Gobierno, los populares, pese a proclamar que no imputan nada a González, presentaban en el Congreso un escrito reclamando la creación de una comisión para investigar las relaciones entre las administraciones públicas y CAE entre los años 1989 y 1992. El Partido Popular quiere que la comisión esté integrada por tres diputados de los grupos que superan los 100 parlamentarios (PSOE y PP) y dos de los restantes, y que concluya sus trabajos en un plazo de tres meses.

González emplaza a la oposición a rectificar si no prueba sus acusaciones en el 'caso Palomino'

Viene de la primera páginaPilar Rahola, en nombre de ERC, manejó una serie de preguntas dejando caer dudas y afirmaciones en el sentido de que no son creíbles las negativas del presidente sobre su intervención en el caso Palomino.

Rosa Aguilar, portavoz de IU, mostró una extremada agresividad política frente a Felipe González: "Usted ha quebrantado, ha vulnerado, ha traicionado la confianza que el pueblo español le dio". Su intervención y, antes, la de Rahola estuvieron salpicadas de voces y contaron con el coro de los escaños del PP. Las tres intervenciones de González fueron aplaudidas por los diputados de su grupo con entusiasmo. Desde los escaños populares se oyó la voz del diputado Julio Padilla que decía: "Han durado más los aplausos que la respuesta".

Aguilar, embalada en el camino de la denuncia personal, le espetó a Ganzález: "Usted se ha convertido no sólo en el presidente del paro, sino de los escándalos, de las irregularidades, de la opacidad, de la falta de transparencia. en la gestión, de la falta de ética en la actuación. En definitiva, en el presidente de la corrupción".

Para acabar su razonamiento, la portavoz de IU dijo a González que "de su familia, evidentemente, hablamos, y es a usted a quien le toca demostrar, no sólo negar". Para concluir que "ahora le toca marcharse a usted. Se lo pedimos".

La portavoz de IU acusó a González de haber "faltado a la verdad" al negar trato de favor "desde la Administración o sociedades públicas a su cuñado o a empresas con las que de algún modo ha estado relacionado". Y recordó que su grupo considera probado que Feve dio trato de favor a CAE en la concesión de unas obras del ferrocarril de vía estrecha en Bilbao.

"Nosotros no imputamos"

Fernández de Trocóniz eligió la serenidad para dirigirse al presidente. Más aún, le aseguró que le preguntaba "sin ningún espíritu de acritud" y "para evitar la crispación que existe últimamente en España". Incluso llegó a decirle: "Nosotros ni le imputamos ni creo que impute nadie en la opinión pública, ni siquiera se puede decir que existe una sombra de duda en que usted diera un trato o no de favor directamente a CAE como consecuencia de que su hermano político desempeñase un puesto directivo en esta empresa".

El diputado añadió que "nadie le está achacando nada al señor presidente del Gobierno". Pero el interrogante que se plantea, añadió, es si "se benefició, a sabiendas de usted o sin saberlo, el señor Palomino, y Control y Aplicaciones, de su parentesco político con usted". De esa duda surgió después la petición de que se cree una comisión de investigación.

Al contestar a Fernández de Trocóniz, González retomó el hilo argumental de la necesidad de probar las acusaciones y contraatacó al asegurar que no tenía conocimiento "de qué tipo de operación de venta" de la empresa CAE se había hecho. "Imaginemos un supuesto", dijo González, "en el que fuera verdad que ha habido un enriquecimiento, que me parece que tampoco es verdad. Imaginemos que ese supuesto se da. ¿Cuál es la relación con mi responsabilidad? ¿Pueden ustedes demostrarla? ¿Creen ustedes en el estado de Derecho?".

González advirtió: "Hemos investigado los asuntos que se han mencionado y en ninguno de ellos consta que haya ningún trato de favor". Acto seguido, volvió a emplazar a la oposición a rectificar si no es capaz de probar sus acusaciones, y terminó asegurando: "Ustedes van a tener toda la información sobre estos casos", aunque no especificó sí a través de la Comisión de Secretos Oficiales o por otro conducto parlamentario, y le brindó a Fernández de Trocóniz la siguiente propuesta: "Cuando analicen toda la información y toda la documentación, díganme si están dispuestos a hacer una comisión de investigación". E1 PP no hizo caso. Ayer mismo pidió formalmente que se constituya esa comisión.

La sesión ofreció un espectáculo insólito: el presidente del Congreso, Félix Pons, concedió la palabra por alusiones al líder de IU, Julio Anguita, quien afirmó que su coalición entregó al ministro de Obras Públicas, José Borrell, información sobre irregularidades en Feve que afectan a CAE. Borrell negó que en dicha documentación se aludiera a esta última empresa, y prosiguió la refriega en los pasillos, donde emplazó a Anguita a reconocer públicamente que ha mentido ante el pleno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de noviembre de 1994

Más información