ELECCIONES EN ESTADOS UNIDOS

Clinton reconoce su responsabilidad en la derrota electoral de los demócratas

"Asumo mi parte de responsabilidad..., estoy de acuerdo con mucho de lo que el electorado ha dicho..., estoy dispuesto a trabajar junto a los líderes republicanos.... pero no haré compromisos con mis convicciones". Ese fue el mensaje que el presidente norteamericano, Bill Clinton, transmitió a la nación un día después de que la rotunda derrota de su partido le obligue a gobernar con un Parlamento republicano por el resto de su mandato.

Más información
Perplejos y exultantes

Bill Clinton reconoció que la votación del martes pone en evidencia que "ha habido demasiada política al viejo estilo en 'Washington, demasiado conflicto partidista y demasiada poca reforma del Congreso y del proceso político". El presidente dijo que ha escuchado claramente el mensaje de la población, que quiere una menor intervención del Estado y un Gobierno más eficiente. Aseguró que su propósito es el de unir sus fuerzas a las de los republicanos para satisfacer esa demanda. Pero advirtió que defenderá firmemente sus principios frente a quienes pretendan. un brusco giro a la derecha."A aquellos que crean que enemigos que seguir avanzando les quiero decir que haré todo lo que esté en mi mano para llevar conmigo a los líderes y a los miembros del nuevo Congreso. Pero a aquellos que quieran aprovechar estas elecciones para volver atrás, déjenme decirles que haré uso de todo mi poder para impedir las políticas, que ya fracasaron antes", declaró en una conferencia de.: prensa. "Seguiré trabajando", añadió, "para hacer un país fuerte, con familias fuertes, con mejor educación, más seguridad en las calles, empleos mejor pagados, más prosperidad y un mundo más pacífico".

Bill Clinton citó el control de la venta de armas, el aborto y la reforma sanitaria como tres de esos principios en los que piensa persistir. "Estoy de acuerdo", dijo, "con mucho de lo que el electorado expresó ayer. Pero hay segmentos de la mayoría que los republicanos han unido en estas elecciones con las que no estoy de acuerdo por un problema de convicción. No estoy de acuerdo con que debamos rechazar la prohibición de las armas de asalto, como quiere la Asociación Nacional del Rifle... No estoy de acuerdo con que la respuesta al problema del aborto sea penalizarlo otra vez... Sigo comprometido con solucionar el problema de la salud pública".

El presidente norteamericano no aceptó la idea de que, durante los dos años transcurridos, su Gobierno haya actuado excesivamente escorado a la izquierda ni consideró que las elecciones de ayer le obliguen a moverse ahora a la derecha. "Les he pedido [a los republicanos] que se unan conmigo en el centro del debate político, donde están las mejores ideas para el progreso de las próximas generaciones de norteamericanos", afirmó Clinton.

Bill Clinton sostuvo que no se siente personalmente impugnado por los resultados del martes: "Yo soy el presidente. Soy el líder de los esfuerzos que hemos hecho en los dos últimos años. Tengo, por tanto, que aceptar mi parte de responsabilidad, y la acepto. Pero yo creo que lo que los electores están diciendo es que todavía no les gusta lo que ven, que todavía no sienten los resultados positivos de nuestro trabajo. Quieren que hagamos más". Anunció que a partir de ahora se dedicará a "completar el trabajo hecho", reducir más el tamaño del Estado, recortar más el déficit y garantizar la estabilidad económica.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El presidente admitió que con un Congreso controlado por los republicanos esa labor va a ser más difícil. "El pueblo norteamericano", explicó, "cree que el reparto del poder entre dos partidos puede hacer funcionar mejor el Gobierno. Yo no estoy de acuerdo con eso. Hice lo posible para convencerles de lo contrario, Pero ellos son los que mandan. Nosotros trabajamos para ellos y sus voces serán escuchadas".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS