Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS DE P.S.V.

Méndez reconoce que UGT ha recibido un "golpe duro", aunque "no corre ningún riesgo de supervivencia"

M. M. / C. P. El secretario general de la UGT, Cándido Méndez, dijo ayer en León que el auto del juez Moreiras, que calificó de injustificable, supone "un golpe duro" contra UGT, pero "un mazazo", y "un perjuicio mayor" para "los más débiles", los más de 13.000 cooperativistas. Méndez confirmó que UGT prepara un recurso para solicitar el le vantamiento del embargo.

Las últimas declaraciones del juez Miguel Moreiras, en las que mostró su predisposición a suspender el embargo, se recibieron ayer con alivio en UGT, aunque el sindicato no ha modificado sus planes. Los equipos jurídicos de la central siguieron trabajando todo el día en la preparación del recurso, que presentarán hoy ante el juez de Delitos Monetarios. El criterio. de los abogados del sindicato es que el juez Moreiras "no puede suspender el embargo, porque no está en ninguna ley. Tendrá que revocar el auto".

Méndez, antes de conocer esas afirmaciones de Moreiras, expresó su confianza en que se estime el recurso y la argumentación del sindicato, basada principalmente en los intereses de los cooperativistas y en los efectos que puede tener para paralizar la construcción de las viviendas. Tras conocer las intenciones de Moreiras, Méndez afirmó: "Toda reconsideración que se haga del auto, y que repercuta de manera beneficiosa en el desbloqueo del proceso, me parece positiva, pero no tengo ninguna constancia de ello".

El sindicalista reconoció que la UGT está metida en este problerna hasta el "tuétano", les el principal problema de la organización y a su servicio se ha puesto por anticipado el conjunto de nuestro patrimonio", dijo.

En parecidos términos se expresaba el conjunto de la ejecutiva confederal de UGT a través de un comunicado. En él se afirma también que "el contenido del auto no se puede justificar en la defensa de los intereses de los cooperativistas, ya que el auto tiene relación con una serie de demandas por vía pensal, iniciada por una minoría de los afectados y los cooperativistas se encuentran respaldados en sus intereses por los dos jueces de la suspensión de pagos".

La dirección del sindicato entiende que no se trata de un problema empresarial. "Hay muy poco que nos puedan embargar", añaden, "el patrimonio de está organización es muy reducido y el disponible es el aval del crédito aportado por el Gobierno para desbloquear el proceso. Nuestro principal patrimonio es el trabajo de los afiliados, cuyas cuotas son inembargables". Pese a ello Méndez aseguró que en ningún caso el sindicato se va a "arredrar" por esta situación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de noviembre de 1994