Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santana graba un tema del grupo español Vargas Blues Band

La banda ofrece hoy en Madrid temas del álbum 'Blues latino'

La Vargas Blues Band, encabezada por el guitarra Javier Vargas, está viviendo su edad de oro. Su disco Blues latino ha sido muy bien aceptado en España y los ecos del tema que da título al álbum han seducido al propio Carlos Santana,que los ha grabado en su último álbum. La Vargas Blues Band librará hoy en Madrid una buena cantidad de esa magia negra que hace que un chavalín de hoy y de aquí le llegue a implicar en los lamentos de un viejo esclavo negro de la América de principios de siglo.

Este madrileño de 39 años, con una dilatadísima carrera, como mercenario de bandas y solistas de primera fila (Miguel Ríos, Salvador, Canned Heat...); contempla ahora los efectos de su segundo álbum, Blues latino: "En España ha funcionado maravillosamente bien. Mis conciertos están cada vez más llenos de seguidores. Hay que tener en cuenta que aquí el blues atrae mucho a la gente. Tal vez sea porque se trata de una música que siempre hace pasar buenos momentos. Te hace levantarte. Los músicos solemos utilizarla para sacarnos los diablos que llevamos dentro", dice Javier Vargas. Sin embargo, no sólo la piel de toro ha conocido y disfrutado de la música de Javier. Nada menos que una leyenda viva de las seis cuerdas, Carlos Santana, ha decidido incluir en su último álbum, Santana Brothers, la canción que da precisamente título al último disco de la J. V. Blues Band. El músico norteamericano lo llamó una noche desde Los Ángeles para decirle. lo mucho que le gustaba ese tema y su deseo de incluirlo en su último álbum, para el que ha hecho una versión muy similar a la de su autor.

Camino fácil

"Para mí, es todo un honor que uno de mis ídolos de siempre se haya fijado en mi música y que escoja Blues latino para grabarla. Además, el hecho de que en diversas entrevistas haya manifestado que soy uno de sus guitarristas favoritos es algo que me va a abrir muchas puertas, de cara a poder introducirme en otros mercados".

Javier, no obstante, rechaza el camino fácil de la imitación de los grandes del género: "Para procurarme un éxito fácil, yo podría imitar perfectamente a los clásicos: B. B. King, Hendrix, Stevie Ray Vaughnn, Clapton, etcétera. Pero en realidad no es eso lo que estoy buscando. Yo trato de conseguir que la gente me identifique, gracias a un determinado sonido propio y personal, en el que tiene un enorme peso mi parte latina: el flamenco y las percusiones tras haber vivido en muchas partes del mundo, soy tremendamente partidario del mestizaje".

Volviendo a la ortodoxia del estilo de partida, Javier rechaza que el concepto de blues deba estar permanentemente asociado al de virtuosismo instrumental: "El blues es emoción y, claro está, unos pocos, conocimientos. Lo realmente difícil es pensar rápido y tocar lento. Sucede como en el flamenco, que puede tocar cualquiera que posea cierta técnica y conozca los palos. No es lo mismo el blues de Chicago que el de Tejas o el de Memphis". Sin embargo, al igual que con el flamenco, aún no ha dado tiempo a que fragüe una, auténtica escuela de blues español: "Los bluesmen de aquí son los, cantaores y guitarristas de flamenco: Camarón, Raimundo, Amador... No obstante, veo que hay gente que empieza a desarrollar sonidos propios, como en mi caso, y hay gente, como Malcolm Scarpa o Ñao Goñi, que puede hacer pasar un buen rato a base de blues

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de noviembre de 1994