Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González pide lealtad a la Constitución y propone abordar la reforma del Senado

Pujol defiende la voluntad de Cataluña de actuar integrada en el conjunto de EspañaFraga reivindica la relación multilateral entre el Gobierno central y las comunidades

Felipe González realizó ayer un canto al Estado de las autonomías y pidió a los 16 presidentes de comunidades presentes en el Senado que sean leales a la Constitución. Asimismo, propuso la apertura de un debate para reformar la Carta Magna a fin de abordar "un cambio orgánico y funcional del Senado" y convertirlo en una cámara territorial. El antiguo hemiciclo del Senado fue escenario ayer de un acto histórico encaminado a encarrilar el desarrollo del modelo autonómico y garantízar, en palabras de González, "un proyecto de convivencia que integre la pluralidad que existe entre las nacionalidades y regiones" que conforman España.

MÁS INFORMACIÓN

Jordi Pujol, en un discurso acogido muy favorablemente, defendió la heterogeneidad de España y recalcó la voluntad de Cataluña de actuar integrada en el conjunto del Estado. El líder de Convergència i Unió (CiU), principal socio parlamentario del Gobierno, pidió un esfuerzo para que el resto de España entienda que un retroceso en la Política de normalización lingüística "sería altamente peligroso para la sociedad catalana y repercutiría negativamente más allá de Cataluña". Manuel Fraga fue el primero en aplaudir a Pujol y le siguió en el turno de palabra. El presidente de la Xunta de Galicia abogó por un modelo de relación multilateral entre las comunidades autónomas y el Gobierno central. Asimismo, al igual que hicieron posteriormente otros presidentes autonómicos, defendió la necesidad de abordar una reforma constitucional para transformar el Senado en una verdadera cámara de las autonomías.

Dos grandes ausencias marcaron el histórico debate. La del lehendakari, José Antonio Ardanza, y la del presidente del Partido Popular. José María Aznar, al contrario que el líder de Izquierda Unida, Julio Anguita, prefirió no ocupar su lugar entre los invitados ilustres con el argumento de que no quería ser centro de atención en los pasillos, algo que suele echarle en cara al presidente del Gobierno.

Páginas 13 a 16

Editorial en la página 10

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de septiembre de 1994

Más información

  • DEBATE SOBRE EL ESTADO DE LAS AUTONOMÍAS