Pruebas de un canal de películas 'a la carta' de Oracle y British Telecom

Dos son los servicios que tienen más posibilidades de introducir la nueva cultura multimedia en los hogares de los norteamericanos y los europeos: el vídeo bajo demanda y la telecompra, según Ray Lane, vicepresidente de Oracle, la empresa que más bancos de datos vende en el mundo.Oracle, especializada en software para la gestión de bases de datos, colabora con diversos operadores europeos y norteamericanos para poner en marcha el vídeo bajo demanda. El proyecto que está en una fase de experimentación más avanzada es el que lleva a cabo en Londres con British Telecomunication.

"Las diversas pruebas se hacen ahora con cientos de usuarios, que el año próximo pasarán a ser miles y en 1996, serán ya millones", asegura Lane. En todo caso, su apuesta es "por un canal interactivo en el que: se pueda seleccionar lo que se desea ver, en lugar de tener 500 canales que emiten de todo".

La posibilidad de ofrecer películas a la carta es consecuencia de la puesta a punto de un sistema de ordenadores que puede hacer posible que decenas de miles de usuarios soliciten y visionen, al mismo tiempo, distintas películas sobre un catálogo de miles de títulos.

En las pruebas experimentales, las imágenes en movimiento y el sonido de las películas se están llevando a los domicilios a través del simple hilo de cobre de la línea telefónica o del cable coaxial de la televisión por cable -allí donde esto existe- gracias a los avances en digitalización y compresión de imagen. En el domicilio se instala, junto al televisor, una pequeña caja-ordenador, a través de la cual es posible acceder al filme deseado con un mando a distancia.

Una caja-ordenador

Pero con toda la tecnología a punto "el gran problema es que el consumidor quiera realmente beneficiarse de ella", apunta Lane, "y eso hace necesario que el coste sea bajo". De ahí que se esté - descartando el ordenador como instrumento para acceder a los servicios multimedia y se opte por el aparato de televisión, con la pequeña caja adosada, con un coste estirnado entre 3.000 y 5.000 peset * as.Lane considera el vídeo bajo demanda como el primer servicio para introducir el multimedia en los hogares, porque ya existe un mercado de televisión por cable en muchos países y de alquiler de vídeos. Pero, en realidad, lo considera un negocio pequeño. Bastante mayor es, en su opinión, el de la telecompra. El consumidor, en este caso, podrá ver no una película, sino pases de modelos, o la relación de discos de su cantante favorito, antes de teclear el número de la tarjeta de crédito para que le sea enviado el objeto de su interés..

Ray Lane, que pasó por Barcelona con motivo del salón Informat 94, no oculta que el propósito de su compañía en España es el de llegar a acuerdos con Telefónica, como los establecidos con British Telecomunication o France Télécom.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 14 de septiembre de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50