Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Homenaje municipal a los cineastas Trueba y Garci

Los directores de cine José Luis Garci y Fernando Trueba recibieron ayer la medalla de oro del Ayuntamiento de la capital. Se la merecían por haber aportado al cine español dos oscars de la Academia de Hollywood. El alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, indicó en el transcurso del acto que ningún' Ayuntamiento' hace tanto por el arte y el cine español. Aunque el regidor matizó después la eufórica afirmación con un "posiblemente".La estrella del homenaje de anoche, que se celebró en el Centro Cultural de la Villa, fue la actriz Carmen Sevilla, que desplazó a Arthur Hiller, el presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias de la cinernatografía de Estados Unidos. Sevilla presentó la ceremonia junto a la actriz Myriam. Díaz Aroca, una de las cuatro, hermanas de la película Belle Epoque, de Trueba, premiada con el Oscar a la mejor cinta extranjera en Hollywood el año pasado.

Arropados

Los directores de cine españoles cuyas películas han sido alguna vez candidatas a los codiciados premios cinematográficos acudieron al homenaje a sus colegas. José Antonio Bardem, Luis Garpía Berlanga, Francisco Rovira Beleta, Jaime de Armiñán y Carlos Saura, recibieron los aplausos de la concurrencia y las palabras de reconocimiento de Garci y Trueba. También hubo un recuerdo a Luis Buñuel. Otros muchos personajes del mundo del cine y la televisión, como José Luis López Vázquez, Gil Parrondo, Antonio Mercero, Ana Diosdado, y Carlos Larrañaga, asistieron a la cita.Carlos Saura recibió uno de los habituales comentarios de Carmen Sevilla, que iba envuelta en un traje negro con tres botones refulgentes, del mismo tamaño gigantesco que sus pendientes "Un aplauso para un director que es muy hermoso por dentro, y por fuera bastante menos". La actual presentadora de televisión, pese a llevar una chuleta fue incapaz de pronunciar correctamente el título de una de las dos películas que han ganado un Oscar: Belle Epoque. Con Volver a empezar, de Gárci, no tuvo mayores problemas. Otro que experimentó, severas dificultades de pronunciación fue el canadiense Hiller, director de Love Story, que no consiguió decir Trueba de una sola vez. Pero sí comentó desde el escenario: "No me importa que estos dos directores sean tan buenos, pero sí que sean tan jóvenes".

Trueba señaló al. recibir la medalla de oro que le producía sonrojo haber recibido un premio Oscar, y que la película Plácido, de Berlanga, no lo consiguiera. Berlanga comentó posteriormente que estaba orgulloso del homenaje a sus compañeros. "Ya era hora de que las medallas se las llevaran los jóvenes. Yo empecé a ganar premios ya mayor y cada uno de ellos es como una esquela, como una invitación a mi funeral. Puede que hoy esté un poco triste", reflexionó.

José Luis Garci explicó que, como madrileño, el parque del Retiro ha sido un determinante de su obra: "No hay ciudad más importante que nuestra infancia", remató el director.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de septiembre de 1994