Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sólo el 15% del público que inauguró 'La Peineta' llegó en metro o autobús

El gran atasco que precedió a la inauguración el martes del estadio de la Comunidad de Madrid, La Peineta, sólo puede solucionarse con más plazas de aparcamiento y campañas para que los espectadores lleguen a él en transporte público, según explicó ayer el consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, Julián Revenga. Sólo 3.000 de los 20.000 asistentes a la inauguración llegaron en metro o autobús.

MÁS INFORMACIÓN

"Mucha gente pensó que sólo se podía acceder en coche y por eso se formó el colapso", explica Revenga. "Se trataba de una situación excepcional y no va a haber problemas en el futuro", comentó el consejero. El problema de La Peineta, situada en el barrio de Canillejas, no es de accesos, según Revenga, sino de informar a la gente para que sepa que puede llegar en metro al recinto. Además, "parece conveniente duplicar las 2.000 plazas de aparcamiento existentes en la actualidad", apunta.Al estadio de Canillejas -denominado oficialmente Estadio de la Comunidad de Madrid- se llega desde la M-40 a través de la carretera de Coslada a Las Musas, de dos carriles por sentido, lo que supone una capacidad de 10.000 coches por hora. A pesar de ello, la vía se colapsó durante la inauguración, tras ocuparse todas las plazas del aparcamiento. El metro más cercano a las instalaciones es la estación de Las Musas, de la línea siete, situada a unos 300 metros del recinto.

También se puede llegar al estadio en las líneas 28 y 48 de la EMT. Pero será necesario, según explicó el consejero de Transportes, adecuar un camino recto que se dirija desde la boca de metro hasta las puertas de la instalación, para evitar que los asistentes atajen campo a través y por cruces peligrosos, como ocurrió el martes.

Pocos policías

El edil responsable de la Policía Municipal, Carlos López Collado, reconoce que el atasco cogió desprevenidos a los responsables del control de tráfico. "La Guardia Civil se ocupa de la M-40 y sus accesos, de modo que sólo se enviaron 12 agentes locales a la zona al comienzo del espectáculo; luego, fueron otros ocho", explica. López Collado prometió que en próximas ocasiones se organizará un servicio más adecuado.

"La zona", añadió, "no tiene fácil arreglo: faltan plazas de aparcamiento, no están bien señalizados los accesos, el metro queda bastante alejado y el trayecto hasta el estadio es un descampado". Además, el edil señala que la entrada y la salida del aparcamiento se efectúa por el mismo sitio, por lo que se forman tapones en los accesos. "Los organizadores no han previsto el modo en que los automovilistas accederán al estadio; hay 2.000 plazas, para unos 6.000 coches que acudieron el martes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de septiembre de 1994

Más información

  • El estadio necesita duplicar sus 2.000 plazas de aparcamiento