"El autoritarismo del régimen me ha obligado a reaccionar"

ENVIADO ESPECIALJavier Pérez de Cuéllar, de 74 años, anterior secretario general de la Organización de Naciones Unidas, admirado entre sus compatriotas por su protagonismo internacional y relevancia política, decidirá antes del próximo día 23 si presenta su candidatura a la presidencia de Perú. Todo hace pensar que, de no mediar un imponderable, su entrada en liza, con el presidente Alberto Fujimori como principal adversario, es segura. En su casa del barrio limeño de San Isidro, Pérez de Cuéllar subraya que vuelve, "de puro patriota", para tratar de enmendar el actual rumbo de su país. "Y para resumir en una sola palabra, es el autoritarismo del actual régimen el que en realidad me ha creado la obligación de reaccionar y de hacer un esfuerzo personal".

Cuéllar, que cree conveniente la presencia de organizaciones no gubernamentales (ONG) en las elecciones presidenciales del próximo ano para garantizar su transparencia, admite que "no es fácil comprender por qué un señor que ha tenido posiciones muy altas, y que tampoco está en los veinte abriles, se embarca en la empresa de considerar la elección presidencial. Lo hago de puro patriota".

Comenta que hasta el día de la decisión final se dedicará "a escuchar al Perú". Lo viene haciendo desde hace semanas en sus viajes por el interior del país. "La candidatura presidencial es una responsabilidad muy grande, y primero hay que saber cuáles son los problemas. Luego vendrán las fórmulas de solución". Destaca como fundamental la pobreza, ya que el 50% del país vive en esa situación, "por no decir en la extrema pobreza; de manera que eso le obliga a uno a ir, ver, escuchar y comprobar hasta qué punto es cierto. Y lo he comprobado. A este problema se suma la falta de trabajo, que en Perú tiene características sociales muy graves. Por no hablar de la educación, la salud; hay una acumulación de problemas que necesitan un enfoque nuevo y más vigoroso".

Cuéllar objeta un segundo mandato, sin mediar intervalo, de Fujimori, a quien, según sus datos, atribuye no más del 40% del apoyo popular cuando se recaban respuestas sobre su continuidad en el cargo. "La reelección presidencial inmediata, no solamente en el Perú, sino en prácticamente toda nuestra América, ha sido excepcional, o en todo caso ha dado muy malos resultados. La decisión parlamentaria de permitirla me parece un gran error que no ha correspondido a lo que es el verdadero sentir del país".

También está en contra del régimen unicameral vigente. Sostiene que en su momento habrá que considerar un retorno a las dos cámaras porque "corresponde mucho más a un país con diversas regiones, como es el Perú". "Este Congreso", agrega, "ha hecho una Constitución sobre medida, un traje que se manda hacer el presidente Fujimori, que, como todos sabemos, tiene una tendencia excesiva- al presidencialismo. Y con el presidencialismo excesivo, el excesivo centralismo. Todo está concentrado en la capital, lo que ha originado un resentimiento muy grande en las distintas regiones que se consideran postergadas por el Gobierno central".

Pérez de Cuéllar reconoce como logros del Gobierno la sustancial modificación de la política macroeconómica, con el consiguiente control de la inflación, y la adopción de una política de comercio libre, "que en realidad es la política que se está aplicando en casi todas partes del mundo en formas atenuadas o intensas. Eso no se discute. Yo creo que si hubiera un candidato de la izquierda no veo que tendría ningún problema en mantener esa política macroeconómica". Reprocha, sin embargo, que el Ejecutivo no haya compensado los rigores de esa política con un plan de urgencia social. "Desgraciadamente, ese plan recién se está poniendo en ejecución en una curiosa coincidencia con el comienzo de la campaña electoral". Otro éxito citado es el golpe asestado por la actual Administración al terrorismo de Sendero Luminososo y del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru. "Ahora bien, hubiera sido deseable que esta represión, perfectamente justificable, se hubiera dado con el debido respeto a los derechos humanos porque inclusive hasta los criminales tienen derechos humanos. Yo diría que a ojos de la opinión nacional es esa seguridad personal que existe ahora se considera el mayor aporte del régimen. La gente tiene ahora menor temor, o ya no tiene casi ninguno, al terrorismo".

¿Se dan en Perú todas las garantías de limpieza electoral? "Yo creo que se requieren mayores garantías de limpieza en el proceso electoral", afirma el virtual candidato a la presidencia de Perú. "Yo tengo la mayor confianza en el poder electoral, pero creo que será muy importante que instituciones no gubernamentales participen en la observancia de las elecciones, y pienso que el Gobierno les dará todas las facilidades, como es su obligación. Creo que la Organización de Estados Americanos ya está comprometida".

Las Fuerzas Armadas, aunque con una participación no muy grande en el proceso, reciben las actas finales con los resultados del escrutinio. Pérez de Cuéllar salva al estamento castrense como institución cuando se le pide una reflexión sobre la creencia de que los militares se sentirán más cómodos con la candidatura de Alberto Fujimori. "Eso depende de qué militares hable usted. Probablemente, el actual comando. Pero yo no tengo una razón para prejuzgar del Ejército. Tengo muchos amigos en el Ejército y tengo la confianza de que se portará como una institución perfectamente independiente y apolítica".

El anterior secretario general de las Naciones Unidas, que descarta tajantemente un acuerdo con los partidos pese a reconocer que son el fundamento de la democracia, observa que determinados medios de comunicación tratan de presentarle como un candidato de izquierdas contrario a las privatizaciones. "Hay determinados periódicos, para decirlo de una forma eufemística, que malinterpretan mis declaraciones o las citan bastante truncas. Pero es obvio que se me quiere presentar como un candidato de izquierda. Yo lo que pretendo es instalarme en el fiel de la balanza y aceptar en los dos platillos, a la derecha y a la izquierda, las contribuciones útiles para la reconstrucción del país. Me interesa movilizar a la gente capaz.

En cuanto a las privatizaciones, precisa que en algunos casos hay que tener cuidado. "Hay determinadas inversiones que tienen que ser limitadas en función del interés nacional", dice Pérez de Cuéllar. "Que venga en buena hora el capital extranjero, pero asociado con el Estado, que incluso pueda ceder inclusive hasta el 60%. Pero tiene que haber un control".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 07 de septiembre de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50