La esposa de Fujimori deja a su marido porque desea ser presidenta

El presidente de Perú, Alberto Fujimori, ha convocado elecciones presidenciales y legislativas para el próximo 9 de abril de 1995, según informaron ayer fuentes oficiales. La convocatoria, que se formalizará hoy, ha hecho subir la, temperatura electoral en Perú, ya bastante elevada por la protesta de la primera dama, Susana Higuchi de Fujimori, por una norma que rige los comicios y que le prohibe ser candidata a presidenta o al Congreso. Higuchi ha abandonado incluso el palacio presidencial y se encuentra residiendo en la casa de Rene Odria, ex asesor personal del presidente, en un barrio de Lima.La esposa de Fujimori reiteró el sábado su demanda para que la fiscal de la nación, Blanca Nélida Colán, inicie una acción de inconstitucionalidad contra la ley y para que el Congreso "corrija su error" y la derogue, porque considera que viola los derechos ciudadanos que consagra la Carta Magna, que no establece ningún impedimento. Higuchi ha enviado cartas a 80 congresistas peruanos para que esta especie de ley sálica sea derogada. El presidente peruano ha mostrado su sorpresa ante la posibilidad de que su propia esposa pueda llegar a ser su adversaria en las elecciones presidenciales.

La protesta de la primera dama, que en ningún momento descarta su probable candidatura a la presidencia si se levanta el impedimento, ha sido el detonante de una crisis en el matrimonio Fujimori-Higuchi, que ha sido admitida por el propio presidente. Fuentes cercanas a la familia presidencial han asegurado a la agencia Reuter que el matrimonio ha estado en crisis y que Fujimori y su mujer han estado a punto de separarse, si bien ninguno de los dos ha iniciado formalmente acciones legales al respecto.

Llamamiento a Higuchi

Fujimori ha hecho un llamamiento público a su mujer para que vuelva al palacio presidencial, que ha abandonado en protesta por la ley que le impide ser candidata. "Espero poder hablar con ella, que vuelva la armonía familiar y podamos arreglar esta incómoda situación que está creando confusión en el país, dando una mala imagen en el exterior", afirmó Fujimori, en una entrevista televisada a toda la nación. "La última cosa que me podría ocurrir es que mi propia esposa sea mi oponente si decide concurrir como candidata en las elecciones presidenciales", agregó.El presidente peruano y el ex secretario general de la ONU Javier Pérez de Cuéllar son considerados por analistas y observadores políticos como los principales aspirantes a la primera magistratura peruana, aunque ninguno de los dos ha tomado una decisión hasta ahora.

Los sondeos de opinión hechos en julio pasado entre los peruanos por empresas privadas especializadas daban como favorito a Alberto Fujimori para permanecer en la presidencia y situaban en segundo lugar a Javier Pérez de Cuéllar.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS