Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los pacientes reclaman que los médicos les dediquen más tiempo y les informen mejor

Un 67% de ciudadanos pide cambios en la sanidad pública, según un sondeo oficial

Un 67% de los españoles reclama cambios en la asistencia sanitaria aunque globalmente la valora bien. El descontento se manifiesta en la información que reciben de médicos y autoridades sanitarias, en el tiempo que se les dedica por consulta, la burocracia, y las listas de espera para patologías no urgentes, según el resultado del primer barometro sanitario de 1994 elaborado por el Ministerio, de Sanidad. Comparado con el último realizado en 1993 ha crecido de un 10 a un 15% el tramo de población que opina que "hay que rehacer el sistema".

Sanidad ha elaborado hasta ahora cinco barómetros que miden el grado de satisfacción de los ciudadanos con el sistema sanitario. En todos ellos se repite una constante: la importancia que tiene la sanidad como servicio para los españoles, por encima de la educación, la seguridad ciudadana y la vivienda. El primer sondeo de 1994 se ha realizado entre el 2 y el 12 de mayo a partir de 1.679 entrevistas personales en el hogar y los hospitales de todo el territorio nacional.Se mantiene en esta encuesta el alto porcentaje de personas que valoran el funcionamiento del sistema. Cuanto más se usa más se valora. Los centros de salud, a los que acudieron un 63% de los ciudadanos en los meses previos a la encuesta, obtienen una puntuación de 5,26 en una escala de 1 a 7. En cuanto a las consultas especializadas la valoración alcanza el 5,16. Los aspectos de la sanidad publica más apreciados son el equipamiento, los medios tecnológicos y los profesionales.

Listas de espera

Sin embargo en este último sondeo aumentan aquellos que piden cambios, más o menos importantes, como corresponde a un consumidor cada vez más crítico y exigente. Para un 38% "son necesarios algunos cambios" y para el 29% "cambios fundamentales".El paciente español quiere hoy que su médico le dedique más tiempo y que le proporcione mayores explicaciones sobre su problema. Incluso reclama acceso a su historial clínico; critica los actuales trámites para obtener consulta especializada o para conseguir ingresar en un hospital cuando su patología no es urgente. Una vez en el centro, desearía compartir la habitación con menos personas de las que ahora se encuentra.

A los ciudadanos les cuesta aceptar las listas de espera para patologías no urgentes desde el unto de vista médico, pero importantes en su calidad de vida. Un 34% las achaca a falta de recursos y otro 32% ala mala gestión por parte de las autoridades sanitarias. Un 54% no tiene una idea clara sobre si la Administración está haciendo algo por remediarlo. Frente a estas demoras un 6% de ciudadanos decidió acudir a un médico privado, fenómeno que se da con mayor frecuencia en el caso de las consultas de especialistas que de medicina general.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de julio de 1994