Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El príncipe Felipe añora Europa

El heredero planea pasar temporadas en Bruselas a su regreso de Washington

Consistente y seguro en su primer encuentro con los periodistas desde que reside en Washington, don Felipe de Borbón expresó ayer su propósito de ampliar sus conocimientos de Europa con algunas estancias prolongadas en Bruselas, así como de recorrer con minuciosidad el territorio español, una vez que concluya sus estudios en la capital norteamericana. Sus planes no incluyen, por el momento, una boda real.El Príncipe manifestó que, con el segundo y último curso de su máster de Relaciones Internacionales en la Universidad de Georgetown, que finalizará el próximo verano, se puede dar oficialmente por concluido su periodo de instrucción. Aunque añadió que tiene previsto pasar algunas temporadas en la sede de las principales instituciones europeas y en otras capitales de Europa para completar ese área de su formación. Asimismo, anunció su deseo de recorrer las ciudades españolas para sentir más de cerca las preocupaciones de sus compatriotas tras su larga temporada en el extranjero.

El príncipe de Asturias, que dijo que sigue con buen humor y tranquilidad los rumores que circulan en España sobre la posibilidad de su boda, no habló de planes al respecto. Su único proyecto en cuanto a sus aspectos personales, según manifestó, es regresar a vivir con sus padres en el Palacio de la Zarzuela una vez que terminen sus estudios. El heredero de la Corona española cumplió 26 años el pasado enero.

En una conversación en la que se pidió a los periodistas no grabar ni tomar apuntes, don Felipe declaró que durante el año transcurrido en Estados Unidos ha seguido muy de cerca los acontecimientos políticos de España. Dijo que varias personalidades y hombres de negocios norteamericanos le han preguntado con cierta preocupación sobre los episodios de corrupción y crisis de los últimos meses, sobre todo a raíz de algunos artículos aparecidos en el influyente diario The Wall Street Journal en los que se analizaba en términos muy negativos esos acontecimientos.

Don Felipe dijo que, viéndolos en la distancia, él ha podido desarrollar un juicio más frío de esos hechos, en contraste con el que ha creído detectar dentro de España. Pese a todo lo sucedido, él no ha observado ningún síntoma que haga dudar de la madurez adquirida por el sistema democrático español.

Contó que, en sus conversaciones con norteamericanos, se ha visto obligado a recalcar en varias ocasiones cuál es la misión constitucional de la monarquía española. Relató también que, en sus discusiones en clase, ha tenido que batallar de vez de cuando para defender el papel de España en la historia universal.

Don Felipe dijo que se alegra de haber elegido Estados Unidos para esta etapa final de su formación académica porque eso le ha dado oportunidad de conocer un poco mejor esta sociedad. Entre las cosas que le han sorprendido negativamente del país norteamericano mencionó la prensa , de la que dijo que ofrece muy escasa información internacional y, en general, no responde a la fama de la que goza. Al Príncipe le ha llamado especialmente la atención los fuertes ataques que los medios de comunicación incluyen continuamente contra el presidente Bill Clinton. Dijo que no cree que haya existido nunca una campaña de ataques personales del calibre de la que está sufriendo Clinton.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de julio de 1994