Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felipe González recibe fuertes presiones ara que acepte presidir la Comisión Europea

El presidente del Gobierno, Felipe González, está recibiendo fuertes presiones -"insinuaciones", según el ministro de la Presidencia- para que acepte sustituir al francés Jacques Delors al frente de la Comisión Europea. La crisis, institucional abierta en los Doce al vetar el Reino Unido al candidato propuesto por los once restantes países -el belga Jean-Luc Dehaene- fue la comidilla de ayer entre los ministros antes y después de la reunión formal del Gobierno. González zanjó el debate asegurando, una vez más, que no ha variado su posición y que no va a aceptar el cargo.

"No hay ningún cambio en la postura de Felipe González", enfatizó en la rueda de prensa posterior al Consejo Alfredo Pérez Rubalcaba, quien recalcó que el presidente mantiene su negativa a abandonar España. Sin embargo, el ministro de la Presidencia reconoció que Ias presiones existen y están creciendo".En esta situación, el Gobierno se reunirá este mes con los nacionalistas catalanes (CiU) y vascos (PNV) para negociar los Presupuestos Generales de Estado de 1995. La reducción del déficit público y el mantenimiento de las prestaciones sociales suponen la cuadratura del círculo que el Gabinete va a intentar pactar con las formaciones que presiden Jordi Pujol y Xabier Arzalluz.

El presidente catalán se ha manifestado rotundamente en contra de que González deje el Gobierno y acepte marcharse a Bruselas. El. portavoz parla mentario del PNV, Iñaki Ana sagasti, en cambio, se ha decantado en sentido contrario. Del lado socialista, nadie en la dirección del PSOE y en el Gobierno se atreve a garantizar que González no volverá a plantearse la oferta de sus colegas europeos.

La insistencia de dirigentes democristianos, socialdemócratas o liberales, que ven en el líder socialista español la pieza idónea para recuperar el consenso en la Unión Europea, hace pensar a los dirigentes del PSOE que su secretario general tiene muy difícil decir que no. Pese a ello, oficialmente se reitera que González no ha variado su posición y que su principal argumento sigue siendo que su puesto está en España dado el momento crítico que vive el país.

Oportunidad única

Frente a este razonamiento, algunos socios políticos españoles están haciendo ver a González la oportunidad que tiene España de presidir la Comisión Europea en un momento de expansión hacia el Norte, y las escasas posibilidades de que en muchos años se vuelva a presentar la ocasión de que un dirigente de la Europa del Sur reúna un consenso como el que parece concitar él. Estas reflexiones también las hacen los asesores del presidente.

En contraste con la rotunda negativa del líder del PSOE, los últimos dirigentes políticos que han conversado con González no se atreven a dar por cerrado el asunto. Es el caso del presidente del PNV, Xabier Arzalluz, que almorzó anteayer con González- en La Moncloa. El político nacionalista ha manifestado a personas de su entorno que el presidente del Gobierno no ha dicho aún su última palabra. "A González le están lloviendo presiones para que acepte", comentó Arzalluz, informa Aitor Guenaga.

El presidente del PNV participó en Bruselas en la reciente reunión de los dirigentes del Partido Popular Europeo, en la que se confirmó la: ruptura del consenso entre la familia europea democristiana para proponer a un solo candidato. A su regreso, Arzalluz se ha limitado a constatar lo que para él es una realidad, pero no ha querido decir si le parece bien o mal que González acepte el cargo. Sí lo ha hecho, totalmente a favor, el portavoz parlamentario del PNV, Iñaki Anasagasti. "España se beneficiaría de ello y también la propia UE".

Por el contrario, el presidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol, se opone alegando precisamente las dificultades económicas por la que atraviesa España. Los nacionalistas catalanes han vinculado hasta ahora su apoyo al Gobierno a la permanencia de González.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de julio de 1994

Más información

  • 'No hay ningún cambio en la postura del presidente del Gobierno", según Pérez Rubalcaba