Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El matemático que hace un año resolvió el teorema de Fermat elige ocultarse

Wiles intenta corregir un fallo en su prueba

Hace ahora un año que Andrew Wiles, un matemático británico y tímido, conmovió al mundo al anunciar que había resuelto uno de los mayores acertijos de su disciplina, enunciado hace más de 350 años, el teorema de Fermat. Pero un año después -el anuncio lo hizo Wiles en Cambridge el 24 de junio 1993- el matemático se esconde en la universidad de Princeton (EE UU), y no ha publicado aún su demostración en una revista científica, alimentando así las dudas sobre su logro, en el que un colega encontró hace meses un fallo.Wiles no contesta a los mensajes dejados en el teléfono y en su oficina. Sus amigos y colegas de la universidad de Princeton dicen que parece tener buen ánimo, pero que no habla sobre sus avances ni ellos le preguntan sobre el tema, por no parecer mal educados. Peter C. Sarnak, matemático de Princeton, dice que ve todos los días a Wiles en la piscina. "Las cosas se pueden arreglar", señala. "Si se necesita una nueva idea, es simplemente eso, pero no quiere decir que todo se ha hundido y no queda nada".

Dado que el premio si consigue la prueba es tan grande, Wiles quiere hacerlo solo, sin dar ideas a otros.

Subir al Everest

Andrew Weil, un matemático de gran prestigio del Instituto de Estudios Avanzados de Princeton (lugar donde Einstein trabajó durante los últimos años de su vida), es de los que dudan. "Estoy dispuesto a creer que tiene buenas ideas al tratar de construir la prueba, pero ésta no está", ha señalado en una entrevista en la revista Scientific American. "Además, hasta cierto punto, probar el teorema de Fermat es como subir al Everest. Si alguien quiere subir al Everest y no alcanza la cima por 100 metros, no ha subido al Everest".Sin embargo, Enrico Bombieri, un distinguido colega de Weil, apuesta por Wiles: "Creo que tiene una oportunidad". Y Kenneth Ribet, un matemático sobre cuyo trabajo se basó Wiles para intentar demostrar el teorema afirma: "Creo que el teorema se probará y por un método no muy alejado del de Wiles. Toda la estrategia está en su sitio para la prueba final".

El teorema fue enunciado hace 357 años por el matemático francés Pierre de Fermat, en un margen de un libro sobre las ecuaciones de Diofante. En una nota en el mismo margen afirmaba disponer de una maravillosa prueba para él, pero no tener suficiente espacio para explicarla. El teorema dice que no existen soluciones enteras para n distintas de 0, 1 y 2 cuando la suma de dos variables elevadas a n es igual a otra variable elevada a n. Con n=2 lo que se obtiene es el conocido teorema de Pitágoras.

La prueba propuesta por Wiles es indirecta, ya que trató de probar algo mucho más amplio, la conjetura de Taniyama, básica para las matemáticas modernas, que toma el nombre del japonés Yutaka Taniyama. Se refiere a las curvas elípticas, ecuaciones matemáticas que dan lugar a objetos similares a la superficie de una rosquilla. Si el teorema de Fermat no fuera cierto, o sea, si las ecuaciones tuvieran soluciones, darían lugar a determinadas curvas elípticas que, según Taniyama, no podrían existir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de junio de 1994