Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Votantes para todos los candidatos

En el colegio número 34 de un barrio periférico de Kiev los electores estaban ayer ampliamente divididos en sus preferencias y en los criterios para depositar su papeleta en las urnas. Un teniente coronel, que dijo llamarse Vladimir, votaba a favor de Leonid Kuchma, ya que en su opinión, el ex jefe del Gobierno es una "persona consecuente", capaz de darse cuenta que las repúblicas ex soviéticas "no pueden vivir las unas sin las otras y se necesitan mutuamente, porque Occidente no va a resolver sus problemas". La esposa y la hija del teniente coronel, sin embargo, tenían distinta opinión y votaban por el economista VIadimir Lanoboi, que ha sido denominado el Gaidar de Ucrania, y que, como el conocido economista ruso, es un ferviente partidario de la economía de mercado y la integración en Occidente.

Un obrero, que dijo llamarse Paval, dudaba entre el actual presidente, Leonid Kravchuk, y Leonid Kuchma, pues opinaba que ambos están a favor de "la justicia social".

Por su parte, Yuri, un desempleado, decidió votar a Valeri Babich, un ex dirigente del Komsomol (las Juventudes Comunistas) que ha hecho sus negocios aprovechando sus relaciones con Rusia. La razón que daba Yuri para su voto era muy simple: Babich, nacido en 1953, era el candidato más joven y un año menor que Lanoboi. Para Yuri eso era suficiente. Y con el mismo criterio, miró la lista de candidatos al escaño de diputado del barrio (situado en el margen izquierdo del río Dnieper) y decidió votar por un tal Popov que para él era un perfecto desconocido, pero que había nacido en 1957.

Además de los comicios presidenciales, Ucrania celebraba ayer elecciones para ocupar 165.000 escaños de diputados locales y 11.440 puestos de presidentes de soviets.

Svetlana, una economista relativamente joven, era partidaria de Kravchuk, porque, según decía, este veterano político, nacido en 1934, tiene prestigio en el extranjero y gran capacidad de maniobra. "Estaría muy bien", dijo, "que además se rodeara de economistas y empresarios jóvenes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de junio de 1994