Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El primer bolígrafo

En el número de EL PAÍS del 5 de junio último, y en el suplemento Negocios, página 7, se informa de que Marcel Bich supo en un momento dado que un refugiado húngaro en Argentina, Laszlo Biro, había inventado "un artilugio capaz de sustituir a la plumilla ( ... ), adquirió la patente del invento contrató a varios técnicos franceses y británicos para perfeccionar la punta de bola y en 1953 tuvo a punto el primer bolígrafo... ".En realidad, Biro y su socio, Meine, no sólo estaban ya fabricando el bolígrafo en Buenos Aires hacia 1947, bajo el nombre de Birome, sino que lo exportaron a todo el mundo, sin omitir Estados Unidos, país en donde el gran argumento de ventas fue que el artilugio "podía escribir debajo del agua". Como puede apreciarse, el señor Bich apareció en este negocio mucho después.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de junio de 1994