Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las elecciones apenas influyeron en los mercados europeos, que cayeron por el temor a la inflación

Los mercados de deuda y de valores vivieron ayer en Europa una jornada generalizada de bajas. El temor a la inflación, con un posible repunte de los tipos de interés, provocó una sesión marcada por las caídas de precios en los bonos y las ventas en las bolsas. El resultado de las elecciones europeas pasó prácticamente desapercibido en las plazas financieras, aunque en España la incertidumbre sobre el futuro político añadió mayor sensibilidad al mercado. El índice general de Madrid perdió un 1,38% (4,48 puntos) y el precio del bono a 10 años bajó un 1,5%. La peseta apenas se movió.

La caída de los precios de los mercados de deuda pública arrastró a las Bolsas en toda Europa. El detonante fue una vez más la deuda pública alemana, cuya caída contagió al resto de los mercados sin problema alguno. El precio de los bonos descendió en Alemania un 1,2%, en Francia algo más y en Italia llegó a caer un 2%. En este sentido, los analistas unen más el descenso registrado en España a esta coprriente general que al resultado de las elecciones al Parlamento Europeo.La opinión dominante entre los analistas es que se ha terminado la vía de las bajadas de tipos de interés, que incluso pueden remontar. Y ello por el temor a que la inflación renazca, especialmente en Estados Unidos, que registra un importante crecimiento económico y en Alemania, que sale también de la recesión.

"El elemento político", dice César Cantalapiedra, de Analistas Financieros Internaciohales, "es el menos importante. Lo más relevante es qué va a hacer la Reserva Federal en Estados Unidos, cuyo IPC se conocerá hoy".

La misma tendencia

Los especialistas afirman que la sesión de ayer en el mercado de deuda sigue la tendencia de los últimos tres meses. "Ha pasado la corriente vendedora", dice Henrik Lumholdt, de FG, "pero nadie se atreve a entrar por esa incertidumbre sobre la inflación. No se vende mucho, pero sí muy barato". Lurnholdt destaca también que el mercado lo están moviendo los intermediarios que están buscando beneficios "a muy corto plazo", y no los inversores finales tradicionales, como los grandes fondos de inversión.

"No son los problemas domésticos los que hacen bajar los precios"; dice Alvaro Martínez, de AB Asesores, "sino que vamos a la zaga de los mercados internacionales, dominados por el temor a la inflación". Los precios de la deuda en el mercado español han retrocedido tanto que su rentabilidad supera con facilidad el nivel del 100/o. En concreto, la emisión a 15 años con un tipo de interés nominal del 8,2% alcanzaba ayer una rentabilidad (TIR) del 10, 12%, mientras que la de 10 años y 8% de interés nominal se situaba en el 10,03%.

El clima bajista se extendió ayer a las bolsas europeas. París cedió un 2,13%, Francfort, el 1,28% y Londres el 1,3%. Incluso la Bolsa de Milán sufrió un inesperado retroceso del 1,3%, rompiendo las expectativas que daban como segura una subida ante el resultado del voto europeo que consolida la mayoría gubernamental. La excepción a las bajas en Europa la dió Austria. La Bolsa de Viena subió un 0,8% tras el sí de los austriacos a la entrada en la Unión Europea.

El índice general de Madrid bajó 4,48 puntos, aunque llegó a perder hasta 5,68, lo que supuso cierta sorpresa entre los operadores. "Se esperaba una reacción alcista" dice José Sevilla, de FG, porque se suponía que el resultado clarificaba el entorno político y, de cara al exterior, España daba otra imagen. Pero el mercado ha pasado de las elecciones y de lo que ha estado pendiente es de los mercados internacionales, fundamentalmente de deuda".

Apoyo de CiU

Los analistas consideran que el resultado no provoca grandes reflexiones en el mercado de valores. Martínez señala que sigue el status quo de antes con el apoyo de CiU al PSOE. "Para mí lo más importante", ha dicho por su lado Jaime de Piniés, del Santander de Negocios, "es el buen resultado de CiU que significa que el electorado de Pujol aprueba su apoyo a González". En cualquier caso, la mayoría de ellos opina que existe, de momento, la misma incertidumbre que antes.

En cuanto al mercado de cambios, la peseta registró mínimos movimientos causados por la debilidad general del dólar y el fortalecimiento del marco frente al resto de las monedas. Con respecto a la divisa estadounidense se apreció 79 céntimos y cotizó a 135,70, según los datos del Banco de España, mientras que con el marco lo hizo a 82,08 frente a las 81,87 del viernes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de junio de 1994

Más información

  • La Bolsa de Madrid bajó un 1,38% y siguió el descenso del precio de la deuda