La directora general de Farmacia deja su cargo para irse a Agricultura

Regina Revilla, directora general de Farmacia desde 1991, dejará el Ministerio de Sanidad para asumir el cargo de secretaria general de Alimentación en el Ministerio de Agricultura. El nombramiento no será efectivo de inmediato, pero sí en fecha próxima, según han informado fuentes cercanas a su departamento.Revilla, que mantuvo fuertes discrepancias el pasado otoño sobre las líneas emprendidas por la actual titular de Sanidad en política farmacéutica, e incluso estuvo a punto de ser destituida por ello, se despidió de sus colaboradores más cercanos el pasado sábado.

Tal y como avanzó El PAÍS el pasado 4 de mayo, Regina Revilla es uno de los tres directores generales que ha manifestado a la ministra su deseo de irse en los últimos meses, afectados por la descoordinación que ha reinado en Sanidad. Revilla, la primera en marcharse, fue candidata a dirigir la Agencia Europea del Medicamento, aunque finalmente no resultó elegida para el cargo.

La directora general de Farmacia llegó a Sanidad de la mano de Julián García Valverde, para continuar posteriormente en el mismo puesto con José Antonio Griñán y la actual ministra Ángeles Amador. Durante su gestión, la Administración ha abordado la mayor reforma hasta ahora en materia de medicamentos. En julio de 1993 entró en vigor el decreto sobre financiación selectiva de medicamentos que por primera vez excluyó de la prestación sanitaria pública una lista de 800 fármacos.

La función principal de la ley ha sido la separación en España del registro de medicamentos nuevos y su financiación por parte del Estado que hasta ese momento se hacía con todos de forma automática.

Control del gasto

Esta medida, sumada al control del fraude de recetas de pensionistas y a la rebaja acordada en septiembre con la industria farmacéutica de un 3% sobre sus precios de venta, están permitiendo una contención importante del gasto público en medicamentos que en los últimos años experimentaba crecimientos anuales superiores al 14%.

Revilla dejará su departamento sin haber conseguido otro importante acuerdo como es la rebaja del margen de beneficios de las farmacias, actualmente de un 29,9% sobre el precio de venta al público de los medicamentos. El ministerio viene anunciando hace tiempo que lo llevará a cabo mediante un decreto ley.

A pesar de un sinfín de reuniones e intentos negociadores durante los últimos ocho meses, y en las que han participado al menos cuatro altos cargos de Sanidad sucesivamente, no ha sido posible pactar ninguna medida económica entre la Administración y los farmacéuticos. Este escollo ha impedido hasta ahora que los colegios farmacéuticos acepten firmar el convenio por el que se regula cada cuatro años la relación entre las farmacias y la Seguridad Social en la dispensación de medicinas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de junio de 1994.

Lo más visto en...

Top 50