Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cualquier coalición será posible para formar Gobierno en Andalucía

El feudo de los socialistas está en peligro. Según los datos del sondeo de Demoscopia, el PSOE perderá el 12-J la mayoría absoluta en Andalucía, donde sus 62 escaños actuales se quedarán reducidos a un máximo de 51 y un mínimo de 48. Manuel Chaves, presidente autonómico y cabeza de cartel por el PSOE, será el ganador de estos comicios, pero al no poder revalidar con contundencia su supremacía tendrá que afrontar una situación inédita que haría posible, al menos en teoría, cualquier combinación para formar Gobierno.La candidatura popular de Javier Arenas obtendría entre 34 y 37 escaños, con un notable avance sobre los 26 actuales; IU-CA lograría entre 18 y 20 (ahora dispone de 11), y los andalucistas pasarían de 10 a tan sólo 5. Matemáticamente resultaría así posible tanto una coalición de gobierno PSOE-PA como una coalición PSOE-IU, o bien PP-IU-PA o, incluso, una coalición a la griega PP-IU.

Los más de 27 puntos que separaron en 1990 a los populares de los socialistas pasarían a ser ahora algo menos de 10: la distancia en votos entre ambos partidos quedaría reducida a un tercio de la que era. Izquierda Unida, con Luis Carlos Rejón a la cabeza, alcanzaría tan buenos resultados en estos comicios que, con un 18,2% del voto (frente al 12,7% en 1990), superaría incluso su techo histórico (17,8% en las autonómicas de 1986). Los andalucistas, liderados por Arturo Moya, bajarían tres puntos -pasarían del 10,8% al 7,9% del electorado- que le costarían tan caro como la pérdida de la mitad de sus actuales 10 escaños.

En un ambiente nítidamente marcado por las secuelas de la crisis económica, los populares pasarían a ser el partido más votado en Almería, con un 37,6% del voto, frente a un 36,4% para el PSOE, y quedarían a sólo un punto y medio del PSOE en Granada (donde se vive el conflicto laboral de la empresa láctea Puleva). Las anteriores abismales diferencias entre ambas formaciones en Cádiz, Córdoba, Jaén -con un grave contencioso laboral en la factoría de Santana- y Málaga, donde les separaban entre 27 y 30 puntos, quedarían acortadas a tan sólo 7 o 9 puntos. únicamente en Huelva y Sevilla (a pesar de la amenaza de pérdida de empleo en Gillette) la distancia entre PSOE y PP seguiría siendo sustancial (16,5 y 19,1 puntos, respectivamente).

En todo caso, de confirmarse los datos del sondeo, se quebraría fuertemente la anterior homogeneidad del predominio socialista, que se traducía en porcentajes cercanos al 50% en las ocho provincias.

Andalucía, a peor

El diagnóstico de la ciudadanía andaluza sobre el actual estado de su región es claramente negativo: para una mayoría absoluta, Andalucía está ahora mal o muy mal y, además, ha ido a peor a lo largo de los últimos cuatro años. La situación es calificada de mala o muy mala por un 59%, y de buena o muy buena sólo por un 13%. Incluso entre los propios votantes del PSOE son más quienes efectúan una evaluación negativa que quienes dan una positiva (37% frente a 27%). Por otro lado, el 53% considera que la situación de la región es peor que hace cuatro años; sólo un 26% considera que sea mejor.

Como en el resto de España, también en Andalucía se detecta un fenómeno de desmovilización del electorado socialista: tan sólo la mitad de quienes en junio de 1993 votaron por el PSOE en las elecciones generales manifiestan ahora su intención de volver a votar por ese partido en las autonómicas. Un 15% ha decidido transferir su voto a otras formaciones (IU-CA-Los Verdes es la más favorecida por este trasvase, recibiendo un 7%; PP y PA recogen un 4% cada uno). El resto, un llamativo 35%, manifiesta no saber a quién votar o no tener intención de hacerlo.

La tendencia a la fidelidad del voto es claramente más elevada en los otros tres partidos principales: 75% en el caso del PP, 69% en el de IU-CA-Los Verdes y 62% en PA. Por el momento, algo más del tercio del caudal electoral socialista se presenta desactivado, pero no trasvasado. En la medida en que, en todo o en parte, permanezca así, o se active o trasvase, los resultados estimados se verían lógicamente afectados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de junio de 1994

Más información

  • Los socialistas volverán a vencer, pero perderán al menos 11 escaños